fbpx

El mundo que Ángeles Santos pintó para los marcianos

Ángeles Santos

Desde que volviera de su último viaje artístico al cuadro de Regoyos, la ex Viajera del Arte ha pasado mucho tiempo sin que le ocurriera aquello. Ella, que antes se sumergía en las obras hasta estar en sus entrañas, que por un rato olvidaba todo lo que realmente le rodeaba. Ella, que se veía siempre acompañada de una voz, la de la audioguía, que le contaba todo y más sobre lo que admiraba. Hace un tiempo que todo eso es solo un recuerdo de un mundo que se le clava como un puñal.

Con la típica desidia que últimamente invade sus expediciones museísticas, la viajera se halla ahora en el Museo Reina Sofía. Apática, hastiada, la ex Viajera del Arte entra en la sala 205-206 de la pinacoteca. Un enorme cuadro llena él solo toda una pared. Una pequeña chispa salta entonces en el interior de sus entrañas. La siente dentro. Sabe lo que va a pasar y, sin embargo, aún no puede creerlo. El espacio comienza a girar. El suelo sobre el que se asentaban sus pies es ahora una vía de tren. “Lo he hecho”, se dice. “He vuelto a viajar”.

 

Hazte premium

y sigue leyendo

PLAN MENSUAL

1.99€/mes

PLAN TRIMESTRAL

4.99€/trimestre

PLAN ANUAL

17.99€/año

Disfruta de los mejores reportajes, series y entrevistas

¡SIN COMPROMISO!

También te puede interesar  El increíble pueblo medieval donde nació Fernando el Católico