fbpx

La migración china a España: ¿por qué y desde cuándo?

Inmigración china en España

Según señala el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 1998 había 12.036 personas de origen chino viviendo en España. En el año 2019 ese mismo dato había crecido hasta las 202.093 personas. Año a año esta población ha ido aumentando. Aunque, eso sí, con el estallido del coronavirus los inmigrantes, tanto de esta nacionalidad como de otras, cayeron en picado.

El caso es que, poco a poco, las personas chinas fueron salpicando nuestro país de restaurantes y tiendas. Con el tiempo, también diversificaron sus negocios y ocupaciones, expandieron sus intereses comerciales. La gente acabó por acoger con gusto la cocina que trajeron bajo sus brazos y el Año Nuevo Chino ha terminado por formar parte de las fiestas anuales de importantes ciudades como Madrid, Barcelona, León, Zaragoza o Valencia.

Pero, ¿cuándo empezó esta migración? ¿Por qué eligen España como destino? ¿Por qué parece que se dedican casi en exclusiva al sector comercial? ¿Conservan sus tradiciones aún viviendo en otro país? En esta serie se intentarán abordar todas estas cuestiones, empezando por la más obvia: ¿Cuándo y por qué vinieron?

Los inicios de la migración china al mundo: las piedras de Qingtian

Gladys Nieto es Doctora en Antropología Social, especializada en estudios chinos y directora del Instituto Confucio de Madrid, además de ser autora del libro La inmigración china a España: una comunidad ligada a su nación. En esta obra, la autora divide la migración china en cuatro etapas. La primera de ellas abarcaría el periodo que transcurre entre el siglo XV y se extendería hasta mediados del siglo XVIII. Por aquel entonces, tal como indica Ivonne Campos en el prólogo de este libro, “las relaciones con los países circunvecinos se regían por un sistema tributario en el que China era considerada como el eje civilizatorio de las regiones aledañas”.