fbpx

La terquedad del Papa Luna, el antipapa de Peñíscola

Castillo de Peñíscola, la Santa Sede del Papa Luna

Cuentan que el Papa Luna fue una persona terca. Incluso cuando se había convertido en un pastor que predicaba sin fieles, no dejó de considerarse eso mismo: el gran pastor. Pedro Martínez de Luna y Pérez de Gotor nació en un municipio de Zaragoza en 1328. Murió 95 años más tarde en el castillo que convirtió en la Sede Pontificia, rodeado de las pocas personas que aún creían en su legitimidad.

Todavía hoy es fácil imaginar, al irrumpir en el Castillo de Peñíscola, un reinado religioso entre sus robustas murallas, que durante muchos años acogieron a esta figura que tanto incomodó a Roma. El aragonés puso en jaque a la cristiandad europea en una época, la del Cisma de Occidente, muy convulsa. En los últimos compases de su antipapado, desde la llamada ciudad en el mar, todavía peleó con decisión por su título, dando la espalda a la oficialidad sentenciada por la Iglesia, que también le había dado la espalda a él.

 

Hazte premium

y sigue leyendo

PLAN MENSUAL

1.99€/mes

PLAN TRIMESTRAL

4.99€/trimestre

PLAN ANUAL

17.99€/año

Disfruta de los mejores reportajes, series y entrevistas

¡SIN COMPROMISO!