La rebelión de las Alpujarras: la guerra nacida de la intolerancia

Rebelión de las Alpujarras

Llegó un momento en que la diferencia se convirtió en pecado, la predicación en imposición, la tolerancia en prohibición. Se prohibió la lengua, los gestos, el vestir. Ya se habían prohibido el culto religioso, las ceremonias y los ritos, los lugares en que se reunían, su fe. Se prohibió y se condenó la identidad morisca, se persiguió cualquier rastro que esta pudiera haber dejado, se controló su existencia hasta la opresión.

Las familias sospechosas de no haber aceptado la conversión fueron vigiladas. Aquellas que habían adoptado las imposiciones también, para que fueran siempre un ejemplo para el resto. Muchos jóvenes fueron enviados a Castilla con la intención de alejarlos de la cultura en la que habían nacido y que ahora otros querían borrar del mapa. Llegó un momento en que el pueblo morisco quedó condenado a la obediencia y la sumisión. Y fue en ese momento cuando este dijo basta y se alzó en armas.

 

Hazte premium

y sigue leyendo

PLAN MENSUAL

1.99€/mes

PLAN TRIMESTRAL

4.99€/trimestre

PLAN ANUAL

17.99€/año

Disfruta de los mejores reportajes, series y entrevistas

¡SIN COMPROMISO!