fbpx

Anfiteatro romano de Tarragona, antiguo y eterno

Anfiteatro romano de Tarragona

Dicen que todos los caminos conducen a Roma y casi que uno puede creerse esta expresión. Al menos, cuando echa un vistazo a su alrededor. La historia, cultura y sociedad de los romanos se siente todavía en prácticamente cada rincón de la península ibérica. Si la impresionante muralla de Lugo desafiaba con su imponente forma toda concepción formada sobre la decadencia y el paso del tiempo, en esta ocasión el anfiteatro romano de Tarragona obliga a dirigir la mirada de nuevo hacia el imperio.

Roma, en esta ciudad catalana, se siente especialmente. Tarraco fue uno de los primeros asentamientos romanos de Hispania. En sus calles todavía se encuentran huellas de la fuerza, el poder y el esplendor que vivió el imperio hace veinte siglos. Veinte siglos y el anfiteatro sigue en pie, resistiendo como puede a ese paso del tiempo y al del hombre. No vive su mejor época, quién la vive en estos tiempos que corren, pero un día la vivió. Vio grandes festividades, espectáculos y episodios sangrientos. Estos dos últimos, siguiendo la moda romana, muchas veces coincidían.

Puede que sus formas imponentes no sean las que fueron, pero, como bien apunta otro dicho, quien tuvo, retuvo. Y este monumento retiene. Retiene muy bien.

 

Hazte premium

y sigue leyendo

PLAN MENSUAL

1.99€/mes

PLAN TRIMESTRAL

4.99€/trimestre

PLAN ANUAL

17.99€/año

Disfruta de los mejores reportajes, series y entrevistas

¡SIN COMPROMISO!

También te puede interesar  El castillo templario más fascinante de Tarragona