Trajes regionales de Castilla la Mancha

Historia

Los trajes regionales de Castilla la Mancha tienen sus orígenes entre los siglos XVIII y XIX. Cuentan con una gran presencia en la vida cultural local y, al igual que sucede en otras regiones, presenta diferentes tipologías en función de sus usos y áreas geográficas. Al tratarse de una comunidad interior, sus vestimentas tradicionales de Castilla la Mancha se han visto influenciadas por las de otras áreas circundantes como la levantina, aragonesa o andaluza. También es justo afirmar que otras regiones como Extremadura han bebido de la tradición manchega para desarrollar sus atuendos típicos.

Características

Podemos distinguir tres tipologías básicas de trajes regionales de Castilla la Mancha: el de faena, el de gala y el de boda.

El de faena fue muy utilizado tradicionalmente por los campesinos para realizar cotidianamente las labores de campo. Se trata de vestimentas ligeras y sencillas confeccionadas en percal y adornados con estampados, cuadros o rayas. Se compone de la falda y el refajo hasta los tobillos, para las mujeres, y de pantalón liso en hombres.

El traje de gala solamente se vestía en ocasiones especiales como bodas, bautizos y otras festividades. Sus telas eran mucho más finas y su composición más aparatosa. Para las bodas, los hombres manchegos vestían los traje del domingo elaborados con telas ricas mientras las mujeres llevaban ricos vestidos damasco con falda de volantes, zapatos de tacón de piel y mantón de Manila.

Cabe hacer una especial mención al traje regional de Lagartera, población de la provincia de Toledo. El traje regional lagarterano es muy antiguo y prueba de ello es que en algunas pinturas de finales de la Edad Media ya se pueden ver gorgueras con la misma forma y uso que las de este municipio.

Los dos tipos de traje que se conservan hoy en día en esta localidad toleadana son el traje de diario (que se utilizaba para fiestas como el Corpus Cristi) y el de boda, que es el traje lagarterano por excelencia debido a su vistosidad y calidad. Las piezas básicas que componen la indumentaria femenina son:

El guardapiés; una falda plegada en la cintura cuyos pliegues se recogen a la altura de la cadera con una “cruceta” de seda.

La londres; el conjunto de cintas que adornan los candiles del guardapiés.

El sayuelo; una especie de corpiño para erguir el talle y sujetar el busto.

Los gallos, una pieza complementaria que lleva el sayuelo en la parte posterior para darle mayor empaque.

Y el jato;  es el regalo que llevan las “jamalleras” (amigas o primas de la novia) en cestos tapados a casa del novio en la víspera de la boda.

Dónde se confecciona

Hoy en día podemos encontrar talleres dedicados a la confección de trajes regionales de Castilla la Mancha en ciudades como Albacete, Talavera de la Reina, Ciudad Real o Guadalajara.

LOCALIDAD NOMBRE
Albacete Confecciones Ibáñez
Albacete Mercería Feria
Albacete Taller Abuela Santa Ana
Almansa Amos Hogar
Almansa Eve Milán
LOCALIDAD NOMBRE
Ciudad Real Mercería Baptista
LOCALIDAD NOMBRE
Guadalajara Retales María José
LOCALIDAD NOMBRE
Talavera de la Reina La Casa de las Telas Talavera
Talavera de la Reina Creaciones Socram

Imagen: SpainCenter.org

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar