Alfarería y Cerámica de Valladolid

En la provincia de Valladolid hubo un gran número de alfares, siendo más de dieciocho las localidades donde se sabe de su producción, emigrando alfareros de muchos de estos centros a otras provincias como LogroñoBurgosPalenciaSegovia, ÁvilaCiudad Real y hasta el País Vasco.

En la propia capital Valladolid, existieron alfares ya desde el siglo XIII, tal como han documentado las excavaciones, continuando la producción en la Edad Moderna. En el siglo XVIII en el catastro de la Ensenada se cita a cinco alfareros. A finales del siglo XVIII Gabriel Alonso estableció una fábrica de loza fina. En 1882 se fundó una fábrica de loza industrial para uso doméstico donde se producían vajillas de loza blanca de buena calidad con decoración muy simple. En Medina de Rioseco y en Olmedo Madoz cita la producción de tinajas. En Alaejos también se produjeron tinajas hasta de cinco cántaros de cabida, todas piezas sin vidriar. En Peñafiel había un alfar donde se producían jarros, platos y lebrillos vidriados. En Tudela de Duero se fabricaron cántaros, botijos, vasijas para ordeñar y medidas de vino, con vidriado interior plumbífero y mandil exterior. Además, cazuelas para asado y para sopas de ajo, y jarros con vidriado amarillo. En 1982 todavía había tres alfareros que hacían comederos y bebederos de conejos, y pequeños cacharros de juguetería. Desde hace unos años tiene instalado aquí su taller la ceramista Monona Álvarez, que produce cerámica utilitaria y artística a gran temperatura con gres y porcelana. En Tiedra se utiliza el barro procedente de la greda amarilla y se mezcla con agua. Principalmente se trabajan así piezas para el fuego pero destaca, sin embargo, el cántaro de novia. Según la tradición, el novio regalaba este tipo de pieza a la novia el día de la boda.

Uno de los núcleos alfareros de mayor importancia es Arrabal de Portillo, donde antes de la guerra civil había cincuenta talleres, manteniéndose en los años sesenta todavía veintidós. Se trabaja la cerámica vidriada en color melado con piezas como cazuelas en seis tamaños. En cerámica tradicional sin vidriar para agua se hacen cántaros, botijos, barreños, macetas, tiestos para resina y huchas. Muy característicos son el cántaro de barro rojo con babero amarillo, bien con la boca ancha o con la boca estrecha, y el botijón de dos asas, utilizado por los segadores.

Además de estos núcleos, existen artesanos en localidades como Medina del Campo o Tordesillas.

En relación con la producción de azulejería artística, a principios del siglo XVII, y a consecuencia de mudar la corte Felipe III a la capital vallisoletana, se establecieron aquí los azulejeros Hernando de Loaysa y Alonso de Figueroa, que siguiendo el estilo de Talavera de la Reina, fabricaron azulejos para edificios como el palacio de Fabio Nelli y los conventos de Santa Isabel, Santa Catalina y Porta Coeli.

Texto del Dr. Abraham Rubio Celada, Asesor de cerámica de la Fundación Zuloaga y Socio de Ecra Servicios Integrales de Arte.

A continuación nuestra selección de los autores de cerámica de Valladolid en activo.

LOCALIDAD NOMBRE
Arrabal de Portillo Cerámica A. Teresa
Hornillos de Eresma Alfar del Alimoje
Medina del Campo Cerámica Carmen Ordóñez
Portillo Alfarería Velasco Gascón
Portillo Cerámica Bienvenido Llorente
Portillo El obrador del alfarero
Portillo Portilloalfar
Tordesillas Cerámica Alicia Santiago Tapia
Traspinedo Cerámica Ana Isabel Gzlez. Miguel
Valladolid Artifex

Imagen principal: gigile

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar