Alfarería y Cerámica de Burgos

La cerámica de Burgos tradicionalmente incluyó la alfarería realizada en muchas localidades donde ya no se produce. Es el caso de Gumiel de Hizán, Quintanilla del Agua, Ameyugo, Castrojeriz, Roa de Duero y la propia capital Burgos. Un centro importante fue Castrojeriz, donde se instalaron alfareros procedentes de Astudillo (Palencia), fabricando cántaros, jarros y botellas, siendo típicas las decoraciones incisas con un vidriado amarillo, decoradas profusamente sobre todo las dedicadas a ajuares de novia. En Huerta del Rey se instalaron alfareros que procedían de las provincias de Soria y Valladolid, siendo la fabricación de piezas destinadas al agua las más comunes, como botijos, barrilas, etc. El último alfarero fue Sotero Molpeceres, que fabricaba jarros, pucheros, cazuelas, juguetes y un típico botijo que inventó con un remate como los de Alba de Tormes, dejó de trabajar en 1973. En Espinosa de los Monteros, todavía en 1982, un alfarero fabricaba cántaros, pucheros, cazuelas, vasijas para elaborar queso y botijos de broma con seis pitorros. En Escorbados de Abajo se instaló el alfarero José Eugenio Fernández, procedente de Almenara de torres (Salamanca).

En Aranda del Duero, todavía en 1982 había tres alfares, de los seis que existían pocos años antes. Se trabajan dos tipos de alfarería: una en una línea más tradicional y otra que producía piezas más artísticas. Ambas se elaboraron en tornos distintos y requerían de distintos tipos de cocción. Las piezas más representativas de la zona fueron aquellas destinadas al agua y a la conservación del vino, siendo el cántaro una de las más antiguas. Sin embargo, la pieza de Aranda por excelencia fue el jarro de pico, utilizado para transportar el vino a la bodega. De gran tradición fueron a su vez las piezas destinadas al fuego (pucheros, cazuelas y potes) y los llamados juguetitos de barro, que no son otra cosa que utensilios tradicionales realizados en miniatura. En Burgos capital y en Covarrubias surgieron en los años ochenta ceramistas que hacen una producción inspirada en la tradición.

En relación con la cerámica de estilo historicista, es importante la figura de Simón Calvo Gutiérrez, que aprendió el oficio del barro en el taller familiar, y que, durante la primera mitad del siglo XX, fue una figura destacada paralela a otros ceramistas de otras zonas de España como los Zuloaga.

En cuanto a la cerámica de vanguardia, el peruano Francisco Espinoza Dueñas instaló un taller de pintura, grabado y cerámica en 1969 en el barrio de las Huelgas de Burgos.

A continuación tenéis la relación de los lugares y productores de cerámica de Burgos, por toda la provincia.

Texto del Dr. Abraham Rubio Celada, Asesor de cerámica de la Fundación Zuloaga y Socio de EcraServicios Integrales de Arte.

LOCALIDAD NOMBRE
Aranda de Duero Alfarería Félix Martín
Aranda de Duero Cerámica Domingo Martín
Aranda de Duero Miguel Ángel Martínez Delso
Covarrubias Pablo Castrillo González
Escobados de Abajo José Eugenio Fernández Fernández
Ezquerra Mónica Crespo Velasco
Quintanilla del Agua Félix Yañez Ortega
Villagonzalo – Pedernales Fernando Alonso Palacios

Imagen principal: Martin Cathrae

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar