Alfarería y Cerámica de Cuenca

La provincia de Cuenca contó en el pasado con varios centros de alfarería, muchos ya extinguidos comoMoya, Campillo de Altobuey o Barchín del Hoyo, continuando actualmente la producción en los tres focos más importantes tradicionalmente: la capital Cuenca, Priego y Mota del Cuervo.

En la ciudad de Cuenca está documentado el oficio de alfarero desde muchos siglos atrás, existiendo un barrio donde estaban las alfarerías a la salida de la ciudad. En el castillo se ha excavado un alfar del siglo XVII, donde se fabricaban piezas de vasto con vidriado y loza entrefina para vajilla con decoraciones en azul sobre cubierta estannífera, algunas de cuyas piezas están expuestas en las vitrinas del Museo Provincial de Cuenca. En la localidad de Priegose fabrican piezas representativas para agua como los famosos cántaros de hasta 14 litros de capacidad en tonalidades ocres con una decoración rojiza en ramas y espirales colocadas entre franjas horizontales que recuerda a la decoración de las antiguas cerámicas ibéricas. También piezas vidriadas para el agua, como botijos, y otras para el fuego, como pucheros. Mota del Cuervo es uno de los centros productores de alfarería femenina más importantes de España, donde se fabrican en el torno bajo unos típicos cántaros para agua, de una capacidad aproximada de 10 litros, de un color blanco ceniciento, con un perfil muy elegante que remata en la parte superior en un esbelto cuello cilíndrico con un asa ancha.

 En el siglo XX se produjo en la capital conquense un fenómeno que hizo resurgir la alfarería ya muy decaída, gracias al alfarero Pedro Mercedes, que tenía un horno de tipo árabe en la zona de las antiguas alfarerías. Por su taller pasaron ceramistas de vanguardia como Arcadio Blasco, y hasta el mismo Picasso quien le comentó a Pedro que un mismo espíritu inspiraba las cerámicas de ambos. En este taller se recrearon las formas tradicionales como el famoso botijo en forma de toro ibérico vidriado en negro con un asa en su lomo y pitorro en la boca. Además inventó una nueva técnica con un engobe de manganeso donde hacía los motivos decorativos en esgrafiado con un buril, quedando el dibujo con el color del barro. El éxito de Pedro Mercedes hizo que le siguieran muchos discípulos y que otros alfareros de Cuenca imitaran su técnica, abriendo talleres entre otros Hernán Sanz y Adrián Navarro. En los últimos años, otros ceramistas conquenses han seguido una estética más vanguardista o influida por las técnicas orientales con esmaltes tipo tenmoku o celadón, como Fernando Alcalde, que ha presentado sus piezas en numerosas exposiciones nacionales e internacionales.

Texto del Dr. Abraham Rubio Celada, Asesor de cerámica de la Fundación Zuloaga y Socio de Ecra Servicios Integrales de Arte.

A continuación nuestra relación de creadores de cerámica de Cuenca.

LOCALIDAD NOMBRE
Cuenca Cerámica Antonio Hernán Sanz
Cuenca Cerámica Aurelio López
Cuenca Cerámica José Zori
Cuenca Cerámica Rubén Adrián Navarro
La Melgosa Cerámica Luis del Castillo
Las Pedroñeras Cerámica Mari Carmen Fdez. Osa
Mota del Cuervo Hermanos López
Priego Alfar Parra Priego
Priego Alfarería Carlos Magán
Priego Alfarería Joaquín Magán
Tarancón Cerámica Mari Carmen Avilés

Imagen principal: Maurizio Costanzo

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar