El 1 de julio la Unión Europea abrirá sus fronteras, esencialmente aéreas, al exterior a una limitada lista de 14 países a los que podría unirse China. En ellos se incluyen tanto ciudadanos de estos como residentes en los mismos. Una confirmación del Consejo Europeo que llegó casi a las cuatro de la tarde del martes 30 de junio, tras el límite de tiempo que tenía para hacer efectivo el anuncio de la apertura, previsto al mediodía. Finalmente se confirma que Estados Unidos y Brasil no formarán parte del listado, como tampoco lo hará otra potencia internacional, Rusia. Una decisión que sirve como un primer paso y no ha estado falto de polémicas por la misma selección de los elegidos.

La decisión de Bruselas queda pendiente de la certificación que cada estado miembro haga de forma interna. El control de las fronteras con países extracomunitarios sigue siendo una cuestión propia. Con todo parece que en este caso, a tenor por lo expresado por distintos titulares de exteriores como el caso de la ministra española González Laya, se respetará la alternativa de la Unión Europea. Un consenso que parece buscar la potenciación del afectado sector turístico de forma inmediata, tras las dificultades para alcanzar pactos bilaterales.



Un listado reducido repartido por los cinco continentes

América casi en su totalidad se queda fuera, ya que únicamente Uruguay y Canadá podrán entrar en el espacio Schengen. Algo que ha causado malestar en Cuba o Venezuela, entro otros, al tener de momento la crisis sanitaria en un estado muy parecido al de la UE. Mientras tanto, en África los elegidos se han centrado en el Magreb. Así, Marruecos, Argelia y Túnez podrán retomar los vínculos directos con Europa. Ruanda es el cuarto estado del continente africano que obtendrá el derecho de paso.

Con todo, el mayor impacto se espera que llegue de oriente. Japón, Corea del Sur y Tailandia por Asia y Australia más Nueva Zelanda por Oceanía componen la selección. Un conjunto de estados que suma una enorme población y capacidad económica. China, de acordar medidas recíprocas, entraría también en el grupo. Por último, también se reabrirán fronteras con Serbia, Montenegro y la euroasiática Georgia.

Este listado inicial llega justo al inicio de la campaña veraniega. En España se espera un periodo de crecimiento, a pesar de la ausencia de cruceros y la posibilidad de rebrotes, ya comenzado de la mano de los turistas británicos y alemanes. Además, en el turismo interior el ámbito rural gana peso. Cabe mencionar que tras la última publicación del BOE atrasaría la apertura de fronteras españolas con los países acordados por la Unión Europea en un par de días. Con todo, la presencia de extracomunitarios ayudará a diversificar la oferta y rebajar un tanto la competición que se ha desatado en la UE por acaparar las pocas opciones turísticas que había hasta el momento.


Enable Notifications.    Ok No thanks