El turoperador TUI retomará este próximo fin de semana los vuelos a Canarias, justo un mes después de que el Gobierno alemán «obligase» a suspender las operaciones en la isla, calificada como zona de riesgo por la Covid-19. Acuciado por el deterioro de la cuenta de resultados, la compañía toma esta firme decisión independientemente del acuerdo al que lleguen los ministros europeos de Turismo en Bruselas esta semana.

TUI ha confirmado que este sábado subirá a los primeros viajeros con destino al archipiélago. Según su previsión inicial, traerá a Canarias siete vuelos semanales e irá incrementando las operaciones en función de la demanda. Algunos de estos viajes se harán de forma «triangular» entre las islas de Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura.

La compañía espera poner en el mercado 1.500 asientos durante la primera semana. Sin embargo, no cuenta con estimaciones de ocupación de sus vuelos, ya que la incertidumbre generada por la pandemia provoca que hasta 48 horas antes de la salida no se sepa con certeza qué pasajeros pueden viajar y cuáles suspenden sus reservas.

Su intención es poner en marcha este plan en octubre para «despegar del todo» en noviembre y en los próximos meses, coincidiendo con la temporada alta de invierno en el archipiélago. La propia pervivencia del turoperador está en juego si el turismo no se reactiva de forma inminente. De ahí su decisión a operar con Canarias a pesar de las recomendaciones del Gobierno alemán de no viajar a la islas.



La mejora de la situación epidemiológica en Canarias ha sido clave para que el turoperador desafiara las recomendaciones de su ejecutivo, quien mantiene el veto a las islas por el momento. Estas han han registrado 56 contagios en siete días por cada 100.000 habitantes, que es muy cerca del tope de 50 que fija Alemania para declarar una zona de riesgo.