Termómetros y preguntas para asegurar que los turistas extranjeros que viajen a Baleares estén sanos

El Gobierno balear dio ayer más datos sobre el corredor que conectará las islas con Alemania el próximo 15 de junio. Un plan piloto que finalmente no llevará a España a 5.000 turistas, sino a 10.900. Armengol, presidenta balear, así lo comunicó junto a su conseller de Turismo, Iago Negueruela, este martes día 10. Para segurar que no se importan casos de Covid 19, se ha estipulado una serie de medidas entre las que finalmente no se sitúan los test PCR. En cambio, se tomara la temperatura y se llevarán a cabo cuestionarios, además de ejecutar un seguimiento durante la estancia.

Estos protocolos solo prevén actuar en caso de existir síntomas. Entonces, test mediante, se diagnosticará el posible caso. De ser positivo, se procederá a realizar un aislamiento. Francina Armengol explicó además que la elección de Alemania se debe a que comparte “una situación epidemiológica similar a la de las Illes”. Dicho motivo es el que ha dejado, de momento, fuera de la ecuación a los británicos.

Hay ya 1.000 turistas confirmados, todos a través de turoperadores según la presidenta y el Conseller. Una primera oleada que se verá seguida de varias más del 15 al 17 de junio. Aunque los primeros extranjeros llegarán a hoteles del distrito Platja de Palma y de Alcudia, los siguientes se repartirán entre la propia Mallorca, Menorca, Formentera e Ibiza. Con estancias mínimas de cinco días, se contempla también la llegada de personas con segunda residencia. Lo que se descarta son las vacaciones de discoteca, ya que de momento el ocio nocturno se verá muy limitado.



Un plan que podrá imitar el resto de España

También hizo referencia a la actuación de Baleares el ministro de Sanidad Salvador Illa. Tras la reunión del Consejo de Ministros, animó al resto de comunidades autónomas a «ponerlo en práctica en forma de plan piloto si así lo consideran pertinente». Algo que interesa en especial a territorios como Valencia, Catalunya o Canarias, con un gran índice de extranjeros entre sus turistas. Por ejemplo, el archipiélago canario tiene las miras puestas en julio y agosto. Dado que disminuirá la cantidad de turistas, la consejera de Turismo Yaiza Castilla señala que se buscarán «largas estancias» y «alto poder adquisitivo». Asimismo, dicha comunidad sí contempla realizar test PCR a los visitantes que lleguen a ella.

Respecto a las perspectivas internas, Illa da por hecho que el 21 de junio se establecerá lo que el Gobierno llama «nueva normalidad». Entonces se calcula que acabe el Estado de Alarma y entre en vigor el decreto para marcar las pautas del estado alterado de las cosas que seguirá al final del brote de COVID-19. Algo que ha logrado con el apoyo de Cs y PNV, ampliando la mayoría previa a la pandemia. En lo que a turismo se refiere, volverá la movilidad entre provincias. También se seguirán reabriendo espacios culturales y de ocio, así como playas. Con la llegada del verano, junto a la prueba piloto balear, supondrá el reinicio del turismo español tras varios meses negros.