Los bailarines del Ballet Nacional de España y de la Compañía Nacional de Danza retomarán el trabajo en sus sedes, según se prevé, la próxima semana. Al menos, esta es la intención del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), que elabora durante estos días un calendario de reincorporación a la actividad presencial en sus diferentes sectores de producción. Además, prepara también un protocolo sanitario y de seguridad.

Los bailarines serán los que abrirán el camino, siendo los primeros en retomar sus clases con el fin de que puedan volver lo antes posible a adquirir una óptima forma física después de tres meses de inactividad, al menos en lo que a clases y escenarios se refiere. Por otra parte, los músicos de la Orquesta y Coros Nacionales de España regresarán a los ensayos entre el 8 y el 9 de junio. En todo caso son fechas que se mantienen si la situación sanitaria general continua como hasta el momento.

El Inaem tiene en cuenta algunas fechas relevantes en el calendario cultural como el Día Internacional de la Música, que se celebra el 21 de junio. Se están preparando algunas actividades para conmemorar dicha fecha. En lo que a esta jornada respecta, el organismo dependiente de Cultura ha pensado en un concierto dirigido por David Afkham, actual titular de la orquesta. Con la plantilla reducida a causa de las medidas de seguridad contra el COVID-19, los músicos interpretarían piezas como el Idilio de Sigfrido, de Wagner o Preludio a la siesta de un fauno, de Debussy.

Siguiendo con el calendario, los músicos se organizarán para participar en los festivales de Granada, donde se realizará un concierto el 12 y 13 de julio, y Santander. Para poder llevar estos festivales a cabo, se ha dispuesto un repertorio que puede interpretar una plantilla reducida.



Actualmente se están estableciendo los protocolos sanitarios y de seguridad que se realizarán en el Auditorio Nacional, como en los accesos y camerinos. Sobre el escenario no podrán haber más de 42 músicos con el objetivo de respetar las distancias se seguridad. No obstante, también se situarán mamparas de separación. Los músicos que tocan instrumentos de cuerda tendrán la libertad de escoger si desean actuar o no con mascarilla. Los que tocan instrumentos de metal o de madera, como el lógico, no podrán hacerlo. En este caso, para proteger su seguridad se ha realizado una guía para los músicos así como la distribución de toallas para absorber la humedad que liberan al tocar.

*Foto principal: Facebook Ballet Nacional de España