Una investigación de la Universidad de Granada ha logrado demostrar que el asentamiento de Los Millares, en Almería, puede considerarse la primera ciudad de España y, por tanto, de la península ibérica. Se han basado en el estudio de su necrópolis megalítica para datar el origen de la misma en el cuarto milenio a.C. Liderado por Gonzalo Aranda Jiménez y publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences, supone un nuevo paso en el conocimiento de uno de los yacimientos más importantes del sur de Europa.

El método para datar la actividad en Los Millares fue el del Carbono 14, efectiva para aproximar la edad de restos biológicos de hasta 50.000 años. De esta forma, se señala que el cementerio de la cultura del lugar se usó casi dos siglos antes de que se desarrollara la ciudad. Se estima que esta actividad inicial tuvo lugar en torno al «3219/3124» a.C. Así, ya en el tercer milenio a.C. se comenzaría a erigir el cuerpo de la población, que supuso un caso único en la península.



Con esto se dio pie a 1.000 años de desarrollo que culminaron en el 2200 a.C. Según el estudio de la Universidad de Granada fue entonces cuando se despobló esta antigua ciudad y la necrópolis dejó de ser funcional. Cabe destacar que durante todo este periodo el cementerio no paró de usarse, lo que permite elaborar hipótesis precisas sobre cómo evolucionó Los Millares. Así, se ha llegado también a la conclusión de que los «fuertes» que caracterizan el lugar se elevaron hacia el final de su historia, cuando los lugareños se fueron encerrando cada vez más en los niveles interiores de esta prehistórica urbe.

Los Millares resulta ahora más excepcional todavía de lo que se creía. Esta primera ciudad de España llegó a tener cuatro recintos amurallados, fuertes de defensa exteriores y la mencionada necrópolis. Un enclave extenso que se encuentra entre los más estudiados del panorama nacional. En todo caso, refuerza la idea de que el fenómeno urbano en la península se consolidó en el sur, en Andalucía. Siglos después de que quedara despoblada esta primera urbe, colonos crearon las primeras que han sobrevivido hasta hoy: Huelva y Cádiz. Precisamente en esta última se han realizado recientes descubrimientos.