A través del BOE el Gobierno anunció este miércoles 27 una ampliación en la zona útil de las playas. Una medida que afecta especialmente a las poblaciones cantábricas y atlánticas. El documento apunta a un cambio respecto a la normativa de uso marcada a mediados de mayo. Entonces se especificaba que para calcular el aforo en entornos playeros había que dejar seis metros desde la orilla en el punto más alto de la marea. Algo que condenaba en la práctica al cierre de multitud de arenales norteños y se ha suprimido.

Con esto se satisface tanto al Instituto para la Calidad Turística Española como a municipios de Galicia, Cantabria, Asturias y Euskadi. También abre puertas a calas controladas del Mediterráneo y Canarias. Lo que no cambia son las exigencias hechas a los ayuntamientos respecto a la distancia interpersonal. «Dos metros entre bañistas» sigue siendo la directriz. Por lo tanto, son «cuatro metros cuadrados» por persona los que la orden sigue indicando para calcular el aforo de las playas este verano.



Otros asuntos no cambiados del punto 6 del artículo 46 de la Orden SND/439/2020 ya están siendo abordados por los consistorios locales. Estas peticiones del Ministerio de Sanidad aluden a los métodos para asegurar el disfrute de las playas. Incluyen control de aforo gratuito o el establecimiento de tiempos máximos de estancia. En Galicia, por ejemplo, ya han investigado la posibilidad de dividir playas en cuadrículas y requerir cita previa para poder plantar la sombrilla.

Mientras tanto, las islas Baleares y Canarias van un paso por delante. A diferencia de las gallegas, sus playas tienen el punto de mira puesto en el turismo internacional, que se relanzará en julio, en lugar del patrio. Con algunas ínsulas como punta de lanza, adelantadas de fase respecto al resto del país, están esperando a que instauren corredores sanitarios entre regiones europeas. Su intención es entrar en ellos lo antes posible y recuperar al turista alemán e inglés. Todavía está por ver si será Bruselas o el Gobierno quien logre tales acuerdos. En todo caso, la ampliación de las playas, como la supresión de la cuarentena de 14 días, es un nuevo acicate para los archipiélagos.