Sanidad Exterior controlará a través de cámaras la temperatura de aquellos pasajeros internacionales que lleguen a los aeropuertos de la red de Aena desde el 1 de julio. Además, el registro de los datos de su ubicación se digitalizará por si hiciera falta una localización en el futuro. No obstante, ya desde el 15 de mayo los pasajeros que aterrizan desde el extranjero tienen que pasar un control de temperatura. A partir del 1 de julio, debido al incremento del tráfico en los aeropuertos, este control se automatizará mediante cámaras termográficas.

El pasado jueves José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, supervisó las medidas de seguridad llevadas a cabo frente al Covid-19 en el aeropuerto Madrid-Barajas Aldolfo Suárez. Acompañado por Maurici Lucena, presidente de Aena, el ministro recorrió la terminal T4. Aquí, el personal del Ministerio de Sanidad está elaborando los controles documentales así como de temperatura a los turistas internacionales.

Como se ha expuesto anteriormente, las cámaras termográficas no serán la única medida de seguridad, se continuará rellenando el «Passenger Location Card (PLC)», es decir, el registro para la localización del pasajero. Aunque ahora se rellena en el avión y se da en mano cuando se realiza el control de temperatura, en el próximo mes se digitalizará para colaborar a la vez con un tránsito más fluido en Barajas. De esta manera, Aena cooperará con Sanidad Exterior para ejecutar estos trabajos de control sanitario y de vigilancia con la firma de un convenio entre las dos instituciones.



Actualmente Barajas cuenta con carteles informativos, marcas y huellas para garantizar el distanciamiento, dispensadores de gel hidroalcohólico, mensajes en las pantallas digitales del aeropuerto… Además, están habilitadas mamparas protectoras y se realizan mensajes por megafonía que recuerdan cada poco tiempo de que es obligatorio llevar puesta la mascarilla y mantener la distancia personal en los distintos espacios.