Ya son varias aerolíneas las que han reanudado su actividad en España o esperan hacerlo en breve. Lufthansa planea comenzar los vuelos a Mallorca en junio y la compañía húngara de bajo coste Wizz Air piensa retomar sus vuelos entre Londres y Tenerife. Por su parte, American Airlines y KLM ya han retomado sus rutas en España, lo que contrasta con el cierre de fronteras terrestres en nuestro país y con los movimientos entre provincias derivados de la pandemia de Covid-19, donde no están permitidos.

Se prevé que para finales de junio o comienzos de julio puedan retomarse los movimientos entre provincias dentro del territorio español. Cuando esto ocurra, se cree que la conectividad aérea se reactivará con algo de normalidad, aunque el panorama actual es muy cambiante. Quizá la compañía más optimista sea Luthansa, que se adelanta a las previsiones y desea volar a Mallorca en junio, aunque todavía se desconocen frecuencias de los vuelos ni fechas.



Desde este lunes, se pueden realizar operaciones comerciales de manera regular entre las Islas Canarias y entre las Islas Baleares, siguiendo las medidas de la fase 1 del plan de desescalada que se contemplan en el Plan para la Transición a una Nueva Normalidad. Las conexiones aéreas con la Península Ibérica se mantienen restringidas. Asimismo se ha producido una reactivación de las fronteras marítimas y aéreas muy limitadas, para trabajadores y ciudadanos de España. En todo caso, deberán pasar una cuarentena de 14 días al llegar a territorio español.

Ante la preocupación por parte de los viajeros en cuanto a medidas de seguridad se refiere, las aerolíneas aseguran que en la cabina de los aviones el aire se renueva cada tres minutos. Además, destacan el uso de filtros HEPA que elimina bacterias y virus con una efectividad del 99,99%. Con todo, según informan desde las compañías, el riego de contagio a bordo de un avión es bajo. En este sentido, las aerolíneas promueven el uso de mascarillas entre la tripulación y los pasajeros, incrementando los procedimientos de desinfección de los aviones.

Sin embargo, cabe preguntarse cómo es posible que actualmente en la Península Ibérica se estén realizando vuelos. La razón es que se puede volar, aunque con excepciones. Solo dos tipos los que están operativos en la actualidad. Por un lado, los vuelos de repatriación. Por otro lado, los regulares, pero teniendo en cuenta ciertas limitaciones. Para este último caso, aerolíneas como la conocida Iberia pone a disposición de los clientes un pequeño número de vuelos para posibilitar la conectividad en ocasiones de fuerza mayor. En cualquiera de los casos, siempre cumplen con las indicaciones establecidas en el Real Decreto del Estado de Alarma. Normalmente, son vuelos con escasa ocupación.

En este sentido, la compañía KLM ha retomado las operaciones diarias que conectan Ámsterdam con Madrid, Barcelona, Roma, Budapest, Milán, Helsinki, Praga y Varsovia. Desde la compañía destacan que no existe cierre de fronteras con los Países Bajos, aunque sí requisitos sanitarios que los pasajeros deben cumplir.