La irresponsabilidad de los bañistas fuerza a adoptar medidas restrictivas en el pantano de San Juan

La vigencia en la prohibición de bañarse en lagos y embalses no ha impedido que multitud de turistas se sumergieran en el pantano de San Juan. Algo que ha llevado al ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias a cerrar en la práctica este espacio. El cabildo madrileño no dejará realizar actividades junto a esta masa de agua a excepción de deportes acuáticos. Eso sí, para poder navegar hará falta pedir cita previa y aportar documentación. Una reacción radical motivada por la falta de concienciación de los visitantes.

Ubicado en Madrid y Ávila, la mayor parte de sus zonas de baño corresponden al mencionado ayuntamiento. Por ello es muy popular en verano. Parte del pantano tiene el honor de poseer la bandera azul. Un distintivo que se quedará de momento en el almacén del ayuntamiento. Así lo ha asegurado la alcaldesa del lugar, Mercedes Zarzalejo, a Europa Press. Describe que la jornada del domingo arrancó con «carreteras colapsadas». A ello siguió una afluencia de personas que dejó «desbordados» a los servicios encargados de la seguridad.



Asimismo, señala que había «gente bañándose y gente acampando». Actitudes que iban en contra de la legislación impuesta por Madrid para las primeras etapas de la llamada «nueva normalidad». Gracias a todo ello, la decisión del consistorio ha sido cortar por lo sano. Pese a que actividades como el senderismo o la pesca eran alternativas viables para realizar en el pantano, se ha optado por limitar totalmente el acceso. Como se ha dicho, las aguas y alrededores solo serán utilizables por deportistas.

Zarzalejo anunció que se está elaborando un informe a nivel local, que será llevado a las instancias superiores del Gobierno de Madrid. Un caso que refuerza las reticencias mostradas por sectores de este ejecutivo con respecto a la falta de control derivada del fin del Estado de Alarma, que también miraba a su principal aeropuerto, Barajas. Una situación que requería de la responsabilidad de la ciudadanía, que ha cumplido en su mayoría.