Las recientes obras de remodelación del antiguo convento de Santa Clara de Soria para convertirlo en un centro cívico han sacado a la luz una necrópolis de varios siglos de antigüedad. El arquitecto responsable del proyecto, Francisco Ceña, según recoge Europa Press, ha explicado que los enterramientos descubiertos pueden pertenecer a diferentes épocas y que, probablemente, se trate de las personas que habitaron el templo siglos atrás.

En las dos catas que se llevaron a cabo en el edificio, en una se han localizado huesos y en la otra una fosa que recoge algunas tumbas. Según Francisco Ceña, los restos pertenecerían a las monjas clarisas que habitaron el templo entre los siglos XIV y XIX, ya que este fue un convento con cerca de 12 o 14 mujeres y «es probable que los enterramientos se produjeran allí directamente». Además, subraya el arquitecto, las fosas están muy superficiales, no a más de 30 centímetros. Tampoco descarta que en la zona delantera del edificio puedan aparecer restos de algunos miembros de las familias nobles que financiaban el convento.

El convento de Santa Clara, en Soria, fue fundado a comienzos del siglo XIII por la regla de San Damián y bajo la advocación de Santa Catalina. Al poco tiempo, el nombre cambió al de Santa Clara, la conocida como Segunda orden de San Francisco. Este espacio fue durante aproximadamente cinco siglos un convento hasta la llegada de la guerra civil, cuando pasó a convertirse en un cuartel militar para campo de concentración. De hecho, fue uno de los primeros campos de trabajo forzados utilizados por el bando nacional durante la guerra. Más tarde, el convento pasó a la delegación provincial del Ministerio de Defensa.



A pesar de haber sido desmantelado tras la ocupación militar, el exterior se conserva con pequeñas intervenciones que, afortunadamente, no se han visto afectadas. Pero si en algo destaca el convento de Santa Clara es por su gran altura y amplias proporciones, las cuales superan a la mayoría de los templos de la capital soriana. Tras haber sido utilizado por un tiempo por el Ministerio de Defensa, ahora el convento va a poder retornar a sus orígenes.

Los hallazgos encontrados no han paralizado las obras de rehabilitación del convento de Santa Clara, que cuentan con una inversión de más de dos millones euros y está financiado a la mitad por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). El objetivo de este proyecto, según explicó el alcalde de Soria, Carlos Martínez, es ofrecer un espacio cultural y de ocio al templo para uso y disfrute de los ciudadanos, así como realizar una importante recuperación del patrimonio de la ciudad.