Villalba de Guardo es el pueblo menos contaminado de España y de toda Europa, según el último Informe Mundial de Calidad del Aire elaborado anualmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por medio de IQAir AirVisual (la mayor plataforma de información sobre calidad de aire). Villalba de Guardo se encuentra a orillas del río Carrión, en la Montaña Palentina, es decir, en la provincia de Palencia. Se trata de una cadena de picos bastante desconocida en la que se halla este pueblo de 187 habitantes.

El estudio llevado a cabo por la OMS analiza la concentración media de partículas ultrafinas (menos de 2,5 micras por metro cúbico PM2.5) que se encuentran en suspensión en el aire. Dichas partículas provienen en gran parte de las emisiones de vehículos diésel, de la calefacción, de la industria y de la quema de carbón.

En Villalba de Guardo la concentración es de 3,8 micras por metro cúbico en el aire, por lo que se convierte en el índice más bajo de todo el continente junto a las localidades de Salao, en Portugal, y Bodo, en Noruega, que comparten puntuación. Esta calificación es apenas un tercio de la media que contempla el resto de España, con un 9,7. Sin embargo, distan mucho de las regiones más contaminadas del planeta como Bangladesh con un 83,3 o Pakistán con un 65,8, superando las 60 micras y en más de 20 veces la contaminación que existe en Villalba de Guardo.



 

Las causas de que este pueblo palentino se encuentre a la cabeza del ránking son bastante obvias. Rodeado de naturaleza, entre valles, picos, rica vegetación y la cercanía con el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, el aire contempla una pureza que no es factible en otras zonas de España. De esta manera, Villalba se convierte en un destino rural perfecto de cara al verano, como así lo demuestra el aumento en el número de reservas en las últimas semanas.