El turismo rural y de naturaleza es el sector que se recuperará primero según el «Estudio DNA Sector Turístico COVID 19» llevado a cabo por la consultora DNA. El estudio se basa en una encuesta realizada a más de 600 figuras del sector turístico. Según los datos obtenidos, el motivo por el que el turismo rural se levantará primero es la prestación de un servicio en un espacio natural y abierto, que se adapta perfectamente a los nuevos comportamientos y demanda turística actual en la que prevalecerá la seguridad y la no masificación.

En este mismo ámbito, los empresarios de turismo rural piden ayudas extraordinarias para eludir el cierre total de sus negocios. Fastur, la Federación Asturiana de Turismo Rural, ha reclamado a la Consejería de Desarrollo Rural un fuerte apoyo para poder conservar la actividad empresarial y el empleo, evitando el cierre de muchos establecimientos como alojamientos rurales por no poder soportar la pérdida de ingresos derivada de la crisis del COVID-19.



El estudio DNA posiciona en segundo lugar al turismo de sol y playa como sector que conseguirá volver antes a la normalidad, al igual que al turismo de bienestar y salud. Todo ello teniendo en cuenta que se pongan en marcha medidas que garanticen la higiene.

Con una recuperación más pausada y gradual se restablecerían las escapadas urbanas y el turismo cultural. Finalmente, los destinos que se recuperarán más rápidamente serán aquellos que propongan experiencias y ofertas basadas en productos y actividades al aire libre que estén en contacto con la naturaleza. En cuanto a los clientes, primarán las vacaciones familiares, de parejas e individuales.