La rueda de prensa de este pasado martes en la que participaron Heiko Mass, titular de exteriores alemán, y Arancha González Laya, su homóloga española, dejó claro que el coronavirus seguirá teniendo en vilo al turismo pese al fin del desconfinamiento. El límite parece estar en los 50 nuevos casos por millón. En tal caso, es seguro que Alemania intervendrá, según el ministro. Con todo, no es una decisión que haya tomado de momento el Gobierno de España.

Aunque pueda sonar alarmante, la realidad es que para llegar a esas cifras el panorama debería ser el mismo que en lo más duro de la pandemia. Así, los 50 casos por millón soló se alcanzarían de haber casi 3.400 contagios diarios durante una semana. Algo que se escapa de los rebrotes puntuales que se están viviendo actualmente. Lo que preocupa a ambos gobiernos es que el foco se concentre en una ciudad o región. Un hecho que ya ha tenido lugar en Alemania.



En tal caso, Laya ha asegurado que se tratarán los rebrotes de forma «quirúrgica». La clave para la ministra es que se traten de la forma más preventiva posible, antes de que escalen y se descontrolen. También que la población sea responsable. Sea como fuere, la cabeza de exteriores española dejó claro que el Gobierno es consciente de que “el riesgo cero no existe”. Asimismo, añadió que “tampoco excluimos que haya que dar marcha atrás». Con todo, exteriores aclaró que no hay, de momento, una decisión final tomada al respecto.

Pese a que esta cuestión centrara la rueda de prensa de la reunión en Valencia, el cariz de la misma fue más positivo. La experiencia del corredor seguro con Baleares está resultando positiva. Pese a que la situación parecía algo más abrupta hace unas semanas, cuando España no se incluyó en los países a los que Alemania dejó de recomendar no viajar, la actitud ha cambiado notablemente. Gracias a ello los germanos serán una de las claves para la recuperación del sector turístico.