La videoconferencia del domingo entre el presidente del Gobierno y los dirigentes de las comunidades autónomas se ha saldado con la petición de varios de estos últimos de comenzar a relajar el aislamiento desde las zonas rurales. Una reclamación que expresaron en rueda de prensa las cabezas de las administraciones de Aragón y Castilla y León, a la que se suma también Galicia. De esta forma se apunta a un proceso de desescalada asimétrico que ya ha comenzado, por ejemplo, con los permisos para cazar en pos de proteger cultivos y poblaciones de animales domésticos.

Javier Lambán, presidente del Gobierno de Aragón, ya pedía antes de la reunión con el ejecutivo central que las zonas rurales encabezaran la vuelta a la normalidad. El domingo insistió tras la videoconferencia y señaló «que plantean que la vuelta no se produzca por provincias ni comunidades autónomas, sino por zonas de salud». Ponía como ejemplo su propio territorio, donde hasta «el 65 por ciento» de los casos se centraron en la capital, Zaragoza, y aledaños. Sus propuestas, que se desarrollarán este lunes junto a miembros ministeriales, se centran en abrir primero municipios de menos de 5.000 habitantes donde el COVID-19 no haya tenido una afectación severa.



Mientras tanto, Alfonso Fernández Mañueco también salió a rueda de prensa tras la reunión entre sus colegas y Pedro Sánchez. Al igual que Lambán, el presidente de Castilla y León incidió en que la provincia no puede ser el marco geográfico que marque el progresivo fin de la cuarentena. Aseveró que “la España vaciada sin casos no debe estar confinada”. Para ello plantea medidas que exigen la perfecta coordinación de «ayuntamientos, residencias y empresas», amén de la «responsabilidad individual».

El apoyo de otras administraciones, como la de Feijóo, ha logrado que Sánchez afirmé que tendrá en cuenta este modelo de desescalada en lugar del provincial. El presidente de Galicia también apuntó a las «zonas de salud» como clave principal. En todo caso, los mandatarios contemplan siempre un proceso gradual y que puede ir a distintas velocidades en cada territorio. Este énfasis en lo rural como punta de lanza en la vuelta a la normalidad se refleja en otros aspecto, como las previsiones en torno al turismo en tal ámbito, que gana reservas de cara al mes de agosto.