Los españoles engordarán entre tres y cinco kilos de media durante la etapa de confinamiento como consecuencia de la falta de ejercicio, según la predicción de Deusto Salud, el centro de formación continua que se realiza telemáticamente y forma parte del grupo Planeta. Otra de las causas, según explican los profesores del Curso Superior de Nutrición y Herbodietética del centro, es la ansiedad derivada de la actual situación y una ingesta desmesurada de alimentos.

Para aplacar la posibilidad de engordar durante el confinamiento, perjudicando la salud de los españoles, los especialistas recomiendan organización, verduras y agua con el objetivo de impedir un riesgo para la salud. Como detonantes de esta ingesta excesiva de alimentos, a deshora y poco saludables, se esconde la sensación de ansiedad fruto del confinamiento y la epidemia.



A todo ello hay que sumar la falta de ejercicio físico, por lo que las calorías consumidas no se ven reducidas. Por este motivo, desde el centro recomiendan bajar la ingesta calórica si no se desarrolla ninguna rutina física, aunque el deporte siempre es más que aconsejable. Según abordan los especialistas, el objetivo mientras dure el confinamiento tiene que ser mantener el peso correcto para no poner en riesgo la salud.

Para evitar los posibles problemas de salud consecuencia del aumento de peso, señalan que es conveniente organizar las comidas del día a través de un programa, siendo conscientes de los alimentos que se ingieren. De esta manera, informan de que hay que eliminar las salsas, los dulces, los productos procesados, los aperitivos y el exceso de sal. Los nutricionistas aconsejan también comer con un entrante ligero, como puede ser una sopa de verduras y, por supuesto, no saltarse nunca una comida. Desde Deusto Salud recuerdan que beber agua a lo largo del día, sobre todo entre comidas, hidrata y actúa como saciante.