La normalidad de las aerolíneas va a ser muy diferente en las primeras etapas post-coronavirus. Aunque ya hay vuelos en marcha, el volumen de aviones que pasan por los grandes aeropuertos quedará resentido casi un año. Así lo afirma la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol). Según la misma, Barajas no volverá a contar con unos niveles de tráfico aéreo similares a fechas anteriores al virus hasta febrero de 2021.

Abril vio una caída de la actividad del 99,1% en el aeropuerto Adolfo Suárez. Algo parecido acaeció en Barcelona, con caídas del 99,4%. La red de Aena al completo manejó unos números similares. Tal desastre ha llevado a una situación límite con un único punto luminoso al que agarrarse actualmente: la apertura del turismo extranjero. Apoyadas por la UE, las aerolíneas han visto como se les permite llenar todos sus asientos. Al tiempo, la relajación de medidas de cuarentena, como la supresión de la de 14 días para personas llegadas de fuera de España, también ha ayudado a mejorar sus previsiones.



En todo caso, julio será el mes clave para Barajas. Mientras que en mayo los vuelos han ido ascendiendo hasta superar los 100 diarios en Madrid, el siguiente periodo verá esta cifra multiplicarse. El ascenso será paulatino hasta febrero del año que viene. Entonces, según Eurocontrol, la actividad estará recuperada al 85%. Cabe destacar que hasta ahora tanto el aeropuerto madrileño como otros, por ejemplo Teruel, han servido como enormes garajes para las naves sin uso de compañías de todo el continente.

Uno de los principales focos para el éxito del retorno del viaje en avión serán las medidas de seguridad. Ayuso, presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, ya ha pedido al Gobierno que deje claros los protocolos a seguir. Al haber sido el principal aeródromo de la capital española la «puerta de entrada» de la enfermedad, será un punto clave según la líder de la administración madrileña. A la espera de estos protocolos y de la apertura de corredores aéreos para fomentar el turismo, tanto Barajas como el resto de aeropuertos de España se preparan para una vuelta exprés a la actividad.