En un verano tan atípico como el de este 2020, Asturias logra unos resultados muy destacados en ocupación turística respecto al resto de España. A falta de conocer los datos oficiales del mes de agosto, las buenas cifras del mes de julio y el balance de los operadores hacen creer que el Principado se saldará con los mejores datos del sector de todo el verano. También apuntan a ello las estadísticas sobre venta de alimentos en establecimientos al por menor durante el séptimo mes del año.

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Asturias y Cantabria fueron las regiones que mayor tasa de ocupación turística registraron en julio, el primer mes completo sin restricciones en la movilidad. Ambas comunidades cubrieron el 50,1% de su capacidad hotelera, frente al 35,6% de la media en el conjunto del país. Unas cifras que parecen haberse mantenido en el Principado durante el mes de agosto, en cuanto a la acogida de visitantes.

Aunque la Comunidad Valenciana, Andalucía y Canarias se mantuvieron como destinos principales durante el mes de julio, bajaron entre un 60 y 70% de su ocupación turística. La reducción de visitantes extranjeros y el comportamiento del turismo nacional han favorecido esta diferente evolución entre territorios. El optimismo surge asimismo de otro indicador del INE, el asociado a la adquisición de alimentos. En territorio asturiano aumentó en un 2,3% este tipo de ventas en tiendas minoristas. Una tendencia diametralmente opuesta a la del resto del estado.

Cuatro semanas sin apenas contagios entre junio y julio en Asturias contribuyeron a que la comunidad se ganase el sello de «destino seguro». El turismo rural fue, sobre todo, el preferido por los visitantes. El Gobierno del Principado destacó que fue la comunidad con mayor número de turistas en alojamientos rurales durante julio. Los 1.426 establecimientos rurales de Asturias recibieron 29.082 visitantes en ese mes, según recoge el INE. La búsqueda de aislamiento, los espacios abiertos y la tranquilidad han hecho que la región se reafirmase como referente del turismo rural en un verano marcado por la crisis sanitaria, con una ocupación media del 47,8% en julio, la mayor de todo el país.



Cientos de visitantes en las praderas de los lagos de Covadonga, largas colas para subir al mirador del Fito o para visitar el santuario de Covadonga en horas centrales. Los mismos turistas han afirmado ver playas repletas, como la de San Antonio del Mar, así como en el puente romano de Cangas de Onís, otro de los clásicos asturianos. Pese a la gran afluencia de visitantes, la Consejería de Sanidad presume de haber incrementado la red de vigilancia, el rastreo y el control de contactos estrechos.

Las reservas online de restaurantes de la región también crecieron, según recoge la Agencia EFE. Un 270% en la región durante los meses de julio y agosto. Todo indica que Asturias será coronado como el mejor destino turístico del verano 2020.