Una ruta en barco por la costa de Bizkaia

Los ochenta kilómetros de costa de Bizkaia componen uno de los litorales más interesantes que se pueden encontrar. Se trata de una sucesión de acantilados, bahías, islas, ensenadas, rías y playas. Si se observa su mapa, representa un extremadamente irregular entrante que penetra en el mar Cantábrico. En su orografía predominan los acantilados desde los que los pescadores (arrantzales en euskera) avistaban los cetáceos para salir a cazarlos remando en sus traineras, en competición con las tripulaciones de pescadores de las villas vecinas; actualmente se emplean para la observación de aves, el senderismo y la escalada.

Recorrido por la Costa de Bizkaia

Comenzando esta ruta por la costa de Bizkaia desde el límite con Cantabria, la imponente visión de las infraestructuras del superpuerto bilbaino ‘esconden’ el magnífico  Abra del Bilbao; bahía que ofrece la grandiosa vista de los acantilados, faros, fuerte, mansiones, puertos y playas de Getxo. Como curiosidad, en el ‘puerto viejo’ de Algorta fue inventado el popular ‘kalimotxo’ (ver su historia) bebida que tiene allí su museo. Muy recomendable resulta acercarse a Portugalete para ver el ‘puente colgante’ -el primero en su clase en el mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO- y seguir el curso del río Nervión hasta Bilbao; pues tras los catorce kilómetros de ribera se disfruta de la sucesión de espectaculares puentes y la inconfundible silueta del Museo Guggenheim. En el muelle de su Museo Marítimo Ría de Bilbao es posible contemplar barcos históricos.

costa de Vizcaya
Puerto de Getxo

Hacia el este, tras las playas de surfistas de ‘La Salvaje’ y Sopelana encontramos la llamada ‘concha de Gorliz’ una bella bahía que esta localidad comparte con la vecina villa de Plentzia, en la desembocadura del río Butrón. Por ejemplo, en esta última localidad sería interesante visitar la bodega submarina de la bahía de Plentzia. Una actividad para los amantes del buen vino. El siguiente punto interesante es el inquietante cabo Villano (no confundir con el del mismo nombre en la gallega ‘costa de la muerte’), dominado por la vanguardista silueta del ‘faro de Gorliz’ y escoltado por una una batería de costa y por un islote tan ‘villano’ como los bajos de piedra que esconde. Un trozo de costa muy ‘bravo’, por su agreste orografía y muy frecuentado por submarinistas.

El siguiente lugar interesante de la costa es el pequeño puerto de Armintza y su delicioso pueblo; un lugar muy poco accesible, tanto por tierra como por mar. Enfrente, a mil setecientos metros mar adentro, se encuentra la primera boya del perímetro balizado que protege un captador de energía de las olas experimental flotante. Los barcos deben rodear el perímetro. Una vez se ha pasado por delante de la abandonada central nuclear de Lemoiz y de la playa de Bakio, se avista el espectacular islote de San Juan de Gaztelugatxe, unido a tierra por una pasarela de piedra y ahora famoso por representar el ‘Rocadragón’ de la serie ‘Juego de tronos’. También puedes ver San Juan de Gaztelugatxe desde el barco, una manera perfecta de disfrutar de la costa vasca. Tras observar las imponentes paredes de la isla de Akatxe, con sus colonias de aves marinas, avistamos el cabo de Matxitxako y sus dos faros (solo uno de ellos operativo); es un lugar muy popular para los turistas.

El deporte también tiene cabida en este viaje por la costa de Bizkaia. No pierdas la oportunidad de realizar un curso de surf por las playas de Bizkaia o aventurarte a realizar una bajada de ría en piragua. Una experiencia inolvidable para guardar en el recuerdo. Además, no puedes irte sin degustar el característico txakolí en alguna de las bodegas que encontrarás en las distintas localidades que se encuentran en esta ruta.

costa de Vizcaya
San Juan de Gaztelugatxe

A unos ocho kilómetros mar adentro se encuentra la plataforma de extracción de gas ‘Gaviota’, que al haber agotado las reservas se ha reconvertido en almacén de gas. Al abrigo del cabo se encuentra Bermeo, importante puerto que durante siglos fue ‘cabeza de Bizkaia’ (villa preeminente en las Juntas de Gernika). Este litoral se encuentra en la Reserva de la biosfera de Urdaibai, que abarca ambas márgenes de la histórica ría de Gernika. En su boca se encuentra la isla de Ízaro y las célebres playas de surfistas de Laida y Laga, así como la bella villa de Mundaka. Estas aguas tienen mucha historia, pues en su islote de Txatxarramendi en el siglo IX pudo nacer o desembarcar el héroe Jaun Zuría,  en 1878 se produjo el célebre salvamento de la ‘Galerna del Sábado de Gloria’ y en marzo de 1937 tuvo lugar el épico combate entre los pesqueros artillados de la Marina Auxiliar de Euskadi y el crucero franquista ‘Canarias’.

costa de Vizcaya
Acantilados de Bermeo

Un poco más hacia oriente se encuentra la imponente pared rocosa del cabo Ogoño, cuyo elevado monte protege de los vientos dominantes al pueblo pesquero de Elantxobe, literalmente colgado del acantilado. Otro espectacular y orográficamente inverosímil pueblo de la costa de Bizkaia es el encantador Ea; uno de los más estrechos que pueda encontrarse en Europa, pues consiste en un par de hileras de casas alrededor de la ría de este nombre. Angosta y peligrosa es su ensenada, con un diminuto puerto que se queda seco durante la marea baja.

Camino de Lekeitio y antes de cruzar Ispater, sería interesante visitar la playa de Ogella, la cual posee unas bonitas vistas. Tras esto se llega al cabo de Santa Catalina, presidido por su faro. El Faro Santa Catalina se ha convertido en símbolo del municipio y es, sin duda, una visita imprescindible. Es el único faro visitable de la cornisa cantábrica y acoge el Centro de Interpretación de la Navegación. Un poco más adelante se ve la isla de San Nicolás, frente a la preciosa bahía de Lekeitio. Sus dos playas son de las más populares de Bizkaia y cuenta con uno de los últimos clubs de pesca de atún. Finalmente, pueblo más oriental de la costa de Bizkaia es el de Ondarroa. Éste pueblo cuenta con la flota pesquera más potente de la provincia, siendo Ondarroa el lugar que mejor ha conservado las formas de vida ligadas al mar. Destacan los bellos puentes que permiten atravesar su río Artibai.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar