fbpx

Ruta del modernismo en León, la otra cara de la capital

Casa Botines en León, paso obligado en la ruta modernista por la ciudad

La historia de la ciudad de León se remonta a la Edad Antigua, una característica que es todavía hoy visible. La actividad romana en la zona, vinculada sobre todo a la extracción de oro de Las Médulas, impulsó el crecimiento de este asentamiento en el que el Imperio se instaló desde el siglo I. Casi nada. Y no ha dejado de crecer desde entonces.

El paso del tiempo es también palpable. Prueba de ello, la muralla medieval que sigue en pie y que en su día cubrió por completo una ciudad que continuó desarrollándose, pero atada en cierto modo a este pasado. Por eso resulta tan estimulante observar y comprender un hecho que es también visible y palpable: cómo la llegada de Antoni Gaudí y su modernismo condicionó el futuro de la ciudad.

También la llegada del ferrocarril, claro, que consiguió que personas de otros mundos recalaran en una ciudad a la que aportaron aires e ideas nuevas. La modernidad, poco a poco, se fue instalando entre las murallas hasta que se vivió una auténtica revolución en todos los ámbitos.

Este texto se centra en el aspecto arquitectónico. Es fácil descubrirlo sobre todo gracias a la Ruta Urbana del Modernismo, planteada por la propia ciudad, que presume con orgullo de ser uno de los pocos lugares lejos de Cataluña en los que Gaudí desplegó su talento.

La revolución de Antoni Gaudí

Casa Botines, uno de los máximos exponentes del modernismo en León
Casa Botines, uno de los máximos exponentes del modernismo en León. | Diputación de León

La máxima expresión de este modernismo leonés lleva por nombre Casa Botines y la firma de Antoni Gaudí. Seguramente resulte curioso descubrir que este palacio neogótico con aires medievales fue concebido para albergar, sencillamente, la sede de un negocio textil de una importante firma catalana. Gaudí volcó sobre este diseño su concepción de la arquitectura, su estilo y sus ideas.

El resultado puede medirse en dos aspectos. Por un lado, un edificio impresionante que todavía hoy en día despierta la admiración de quienes tienen la oportunidad de detenerse ante sus formas. Sus bóvedas, sus vidrieras, sus torreones, que están inspirados en la catedral de León. En la fachada, como recuerdo del origen del genio que lo ideó, puede observarse a San Jorge luchando con el dragón. Hoy, el Museo Casa Botines Gaudí aspira a ser un centro de investigación y exposición del gran patrimonio histórico-artístico de León.

Detalle de la fachada de Casa Botines
Detalle de la fachada de Casa Botines. | Shutterstock

Hay que señalar también ese otro aspecto: la enorme influencia que la Casa Botines tuvo en el devenir arquitectónico de León. Fue el punto de partida de una reforma urbanística que cambiaría para siempre la morfología de la ciudad. Las huellas de su pasado antiguo todavía se conservan, pero conviven con esta revolución modernista al mismo nivel de importancia.

También te puede interesar  Las mejores rutas de senderismo por Asturias

La Casa Botines, por cierto, no fue la única obra de Antoni Gaudí en la provincia de León. El Palacio Episcopal de Astorga, en el que trabajó en la misma época, es otro sueño del genio catalán.

Treinta veces modernista

Casa Goyo de León
Casa Goyo de León. | Shutterstock

Son treinta y dos los edificios representativos de este modernismo leonés, construidos en los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX. Destaca la Cafetería Victoria, ubicada en la Calle Ancha, donde pueden encontrarse muchos rincones en los que posar la vista. Este Café Victoria, concretamente, lleva más de 130 años sirviendo café a gusto de los leoneses y adaptándose a las nuevas corrientes.

Otro tanto sucede con la farmacia Merino, que ha permanecido intacta desde que se construyó, respondiendo también al estilo modernista. El viajero se encuentra con este edificio en su camino a la catedral, la Bella Leonesa que siempre espera una visita. Y no puede abandonar la ciudad sin ver el antiguo edificio de Correos y Telégrafos, obra del arquitecto Manuel de Cárdenas, quizá el más influenciado por la gran obra del catalán.

Edificio Casa Ciriaco
Edificio Casa Ciriaco. | Shutterstock

Esta Calle Ancha responde a las concepciones esperadas de la época y supone un paseo imperdible para todos aquellos que quieran conocer y disfrutar de este estilo arquitectónico, toda una revolución en León. No hay que olvidarse de buscar el cielo, porque en el camino los ojos inquietos del viajero se toparán con elementos característicos que pueblan las alturas de los edificios. En estos siglos proliferaron los balcones de reja en hierro y los miradores de vidrio, potenciando así la superficie de los pisos, que parecían quedar flotando en el aire. Era una manera de demostrar, a través de la arquitectura, el poder que albergaban quienes habitaban esos edificios.

Un León diferente

Casa Botines, la gran obra de Gaudí en León
Casa Botines, la gran obra de Gaudí en León. | Shutterstock

Por lo poco acostumbrado que está el viajero a pensar en León como un destino con aires modernistas, esta Ruta Urbana del Modernismo se presenta como una oportunidad. Para conocer ese otro lado de la capital y para sorprenderse con las formas, los colores y las intenciones de quienes lo levantaron. Ya veis: León está para vivirlo de muchas maneras. Una de ellas conduce directamente al siglo XIX.

Artículo realizado en colaboración con la Diputación de León.