fbpx

Qué ver en Valencia de Don Juan, un gran castillo y mucha historia a media hora de León

Qué ver en Valencia de Don Juan

Valencia de Don Juan, en la vega del río Esla, es una interesante ciudad situada a tan solo media hora de León. Por sus calles han pasado desde reyes hasta duques, han tenido lugar acontecimientos históricos y hoy en día se puede disfrutar de un bonito castillo. Vamos a recorrerla.

Un poco de historia de Valencia de Don Juan

Castillo de Valencia de Don Juan
Castillo de Valencia de Don Juan. | Shutterstock

Se sabe que la zona estaba habitada por vacceos y astures cuando llegaron los romanos, que denominaron al lugar fortificado Castrum coviacense. Su origen, por tanto, es muy antiguo. Durante la caída del Imperio Romano, en el año 409, fue conquistado por los suevos. Más tarde, el monarca visigodo Teodorico II invadió este reino. Una de las escasas plazas fuertes que no pudo dominar fue precisamente esta.

Una turbulenta Edad Media

Tras ser ocupada por los musulmanes hacia el 714, los guerreros asturianos consiguieron recuperarla. Así, pasó a llamarse Castrum Coyanza. Sin embargo, durante el año 996 sería asaltada y saqueada por Almanzor. Medio siglo después ya era una población importante. Buena demostración de ello es la convocatoria, por parte de Fernando I de León, del Concilio de Coyanza, para reorganizar sus reinos y reestructurar la Iglesia Católica. En él se acordó renunciar al rito mozárabe para adoptar el católico romano. Por aquella época, la fortificación se reforzó con unas tapias de adobe, denominándose Motam Valentie.

Durante 1281, Alfonso X el Sabio creó un señorío en favor de su hijo el infante Juan de Castilla. Sería detentado por sus descendientes, que adoptaron el sobrenombre de “Valencia” a partir de comienzos del siglo XIV. Casi un siglo después, ya con el nombre de Valencia de Campos, fue escenario de diversos episodios bélicos y luchas dinásticas. No quedan restos del antiguo castillo cuyo solar ocupan hoy los padres Agustinos.

A finales del siglo XIV Juan I de Castilla entregó la localidad al infante don Juan de Portugal, que pasó a ser duque de Valencia de Don Juan. Este comenzó a edificar el cuarto castillo del que hay noticia en la población. La heredó su hija María de Portugal y Enríquez, quien se casó con Martín Vázquez de Acuña, noble portugués exiliado en Castilla, titulándose ambos Condes de Valencia de Don Juan.

El tercer conde y segundo duque, Juan de Acuña y Portugal, gastaría una fortuna reforzando el castillo entre 1465 y 1470. En la sucesiva guerra civil tomó partido por la princesa Juana “la Beltraneja” y por ello la localidad fue asediada, en 1475, por las tropas de su cuñado, Juan de Robles. Bajo circunstancias nunca aclaradas se precipitó al vacío desde una ventana del castillo, falleciendo. Con ello se entregaron el resto de defensores. Su hijo Enrique sería quien remataría la obra del castillo, hoy un emblemático lugar que ver en Valencia de Don Juan.

Últimos siglos

También por razones desconocidas, la fortaleza sería abandonada a mediados del siglo XVI. Es posible que el edificio tuviera fallos estructurales y perdiera su utilidad defensiva por la pacificación de Castilla y el desarrollo de la artillería. Desde entonces no hubo eventos notables hasta 1950. Pero con ocasión del aniversario del Concilio de Coyanza, la localidad recibió el título de ciudad.

También te puede interesar  Las 7 maravillas de los Picos de Europa

Qué ver en Valencia de Don Juan

Valencia de Don Juan, junto al río
Valencia de Don Juan, junto al río. | Shutterstock

Lo principal que ver en Valencia de Don Juan es su castillo, conocido como castillo de Coyanza, pero un paseo por el pueblo permitirá conocer otros rincones interesantes. Por ejemplo, en la plaza Mayor se halla la iglesia de San Pedro, del siglo XIX. Lo más destacable de este templo es el retablo con escenas de la Pasión y la Resurrección, obra de Guillén Doncel, del año 1543. Alberga además abundante orfebrería procedente de las numerosas iglesias desaparecidas en la villa.

Así es el castillo de Valencia de Don Juan

Castillo de Coyanza
Castillo de Coyanza. | Shutterstock

Sobre el valle del Esla se recorta el Castillo de Coyanza, el lugar más importante que ver en Valencia de Don Juan. Fue reedificado sobre la fortaleza del siglo XV. Pese a su deterioro, aún impone la silueta de sus muros almenados y la torre de Homenaje, rodeada de esbeltas defensas cilíndricas.

En esta última hay un museo histórico, organizado en tres salas. La primera está dedicada a los primeros pobladores desde el final de la Edad de Bronce a la Edad de Hierro, así como la época de dominación romana. La segunda sala versa sobre la época medieval, del castro coviacense al ducado y posterior condado de los Acuña. Se documentan además las reformas del castillo y la vida señorial. Por último, la tercera sala reconoce los valores patrimoniales, etnográficos y naturales de la comarca de Valencia de Don Juan. La iglesia de Nuestra Señora del Castillo Viejo se encuentra junto al castillo. Levantada en el siglo XVI, allí se veneraba una imagen románica de la Virgen del siglo XIII.

Desde el castillo de Coyanza se desciende a la ribera del Esla. El espacio cuenta con carril bici, merenderos y una piscina natural. En la orilla opuesta hay un observatorio de aves.

Alrededores de Valencia de don Juan

Sahagún
Sahagún. | Shutterstock

Numerosas bodegas-merendero jalonan el valle del Esla, en las proximidades de Valencia de Don Juan. A 19 kilómetros al suroeste, en la comarca del Páramo, se encuentra Laguna de Negrillos, famosa por sus iglesias y las ruinas del alcázar de Quiñones. Además, destaca por el desfile procesional dramatizado de la fiesta del Corpus.

Más escapadas. Al sur queda Las Valderas, donde quedan restos del castillo de Altafría y la cerca amurallada con puertas mudéjares, y también Toral de los Guzmanes, con su castillo-palacio del siglo XIII. Fuera de su zona de influencia, La Bañeza al oeste y la ciudad de León componen dos excursiones agradables. Al este, por su parte, se encuentra Sahagún.