fbpx

Los pueblos más bonitos de las Islas Baleares

Los pueblos más bonitos de las Islas Baleares

Es inevitable pensar que no hay ningún rincón de las Islas Baleares que no merezca estar en esta lista. Lo cierto es que la comunidad autónoma, compuesta de cuatro islas principales y otras más pequeñas, abarca multitud de poblaciones cuya belleza no puede pasarse por alto. Para demostrarlo, aunque es una tarea difícil, hemos hecho una selección que recoge los pueblos más bonitos de las Islas Baleares.

Pueblos de Mallorca con mucho encanto

Valldemossa

Valldemossa
Valldemossa. | Shutterstock

Enclavado en la Sierra de Tramontana, Valdemossa es un pintoresco pueblo de montaña que enamora con su encanto medieval. Recorrer las calles empedradas es una de las mejores formas de conocerlo mientras se disfruta de su ambiente tranquilo.

La Cartuja de Valldemossa es un antiguo monasterio donde vivieron el compositor Frederic Chopin y la escritora George Sand durante el invierno de 1838 a 1839, una pareja de artistas que se dejó fascinar por este lugar. Además de ello, es conocido por sus espectaculares miradores y jardines, como los Jardines de la Cartuja. Si tienes la oportunidad de visitarlo, no dudes en degustar la coca de patata, un dulce típico de la región.

Sóller

Iglesia de Sant Bartomeu
Iglesia de Sant Bartomeu. | Shutterstock

Sóller es un encantador pueblito que se sitúa en un valle de naranjos rodeado de la Sierra de Tramontana y es considerado uno de los más bellos de las Islas Baleares. La Plaza de la Constitución es el corazón del pueblo. Allí se encuentra la increíble Iglesia de Sant Bartomeu, reconocida por su fachada modernista que diseñó Bellver, un discípulo de Gaudí.

Uno de los mayores atractivos de Sóller es el tren histórico de madera que conecta el pueblo con la ciudad de Palma, el cual ofrece un viaje mágico de vistas panorámicas. Otro de los indispensables es el puerto de Sóller, al cual se llega en un curioso tranvía. Una vez allí, es el mejor sitio para pasear y disfrutar de la gastronomía local.

Fornalutx

Fornalutx
Fornalutx. | Shutterstock

A tan solo una hora en coche de Palma se puede encontrar uno de los pueblos más bonitos de las Islas Baleares y, para muchos, incluso de todo el país. Fornalutx es conocido por su arquitectura tradicional mallorquina en la que destacan coquetas casitas de piedra con tejados de teja roja que recrean una estampa muy peculiar.

Dos lugares que sobresalen son la Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, del siglo XIII, y la Plaza de España, el lugar perfecto para que visitantes y lugareños puedan relajarse y disfrutar de la tranquilidad que se respira por allí. Además, este pueblo también es ideal para practicar senderismo a la par que se contemplan unas impresionantes vistas del valle y de las montañas cercanas, ya que por lo que también es famoso Fornalutx es por el entorno natural en el que se sitúa.

Los pueblos más bonitos de Menorca

Fornells

Puerto de Fornells
Puerto de Fornells. | Shutterstock

Este es el lugar indicado para los amantes del buen comer, especialmente del pescado. Viajar hasta este pueblo del norte de Menorca y no probar su exquisita caldereta de langosta es un pecado.

Fornells se ubica en el norte de la isla y, además de por su excelente gastronomía, también se le conoce por su famoso puerto natural. De hecho, su origen se remonta a la defensa militar frente a posibles desembarcos piratas y su tradición pesquera se ha mantenido a lo largo del tiempo. Pasear por el puerto y ver los barcos de pesca tradicionales es toda una experiencia. Quien prefiera unas vistas más panorámicas puede subir a la Torre de Fornells, una construcción del siglo XIX desde donde contemplar la bahía y los alrededores.

También te puede interesar  Las mejores escapadas cerca de Guadalajara

Binibeca

Binibeca Vell
Binibeca Vell. | Shutterstock

Binibeca se halla al sureste de la isla y es uno de los pueblos más bonitos de Menorca. Es reconocible por sus casas blancas y por sus estrechas calles adoquinadas que hacen contraste con el azul intenso del mar. Y es que no hace falta viajar hasta Santorini para ver una postal de arquitectura mediterránea tan idílica como esta. De hecho, Binibeca Vell, como también es conocida, a veces es llamada la ‘Grecia española’.

Las playas cercanas, como Binibeca Nou, son perfectas para disfrutar de aguas cristalinas y arena blanca. No obstante, también cuenta con encantadoras tiendas y restaurantes que ofrecen productos locales y mariscos frescos para saborear después de una mañana de playa.

Pueblos bonitos que tienes que ver en Ibiza

Santa Gertrudis de Fruitera

Iglesia de Santa Gertrudis de Fruitera
Iglesia de Santa Gertrudis de Fruitera. | Shutterstock

Uno de los pueblecitos que conforman Ibiza y que destacan por su belleza es Santa Gertrudis de Fruitera. Un lugar que confirma que los municipios del interior de la isla también son muy recomendables y, en este caso, todo un tesoro.

Santa Gertrudis resulta tan acogedor que es una de las poblaciones con más ambiente. Cuenta con una simpática placita en la que se encuentra su reconocible iglesia del siglo XVIII. El templo está rodeado de bares y terrazas, el punto de encuentro favorito de los locales y también de las personas que llegan de visita. Como curiosidad, algo muy típico es probar sus famosos bocadillos tostados en alguno de los establecimientos que los ofrecen por allí.

Formentera fascinante: sus pueblos más bonitos

Es Pujols

Es Pujols
Es Pujols. | Shutterstock

Es Pujols es un destino imperdible en Formentera. De hecho, es uno de sus principales centros turísticos. En él destacan su impresionante playa de agua turquesa para disfrutar durante el día y su vibrante vida nocturna que atrae a multitud de visitantes de diferentes lugares en busca de fiesta.

El paseo marítimo está repleto de bares y tiendas que ofrecen productos locales y artesanales. Sin embargo, durante las tardes y noches de verano, el pueblo, que destaca por su animado ambiente, también alberga un mercadillo donde se pueden encontrar joyas, ropa y recuerdos únicos.

Es Caló

Es Caló
Es Caló. | Shutterstock

La increíble oferta gastronómica y la serenidad que se respira son las dos cualidades que más caracterizan a este rincón de Formentera. Es Caló es un pequeño pueblo pesquero situado en la costa noreste de la isla, conocido por su ambiente tranquilo y sus sensacionales paisajes naturales.

Si se quiere descubrir una visión auténtica de la región, la recomendación es el puerto de Es Caló, donde encontrar sus tradicionales varaderos de madera. Además, el camino de Sa Pujada es una antigua ruta romana que llega hasta La Mola, la opción ideal para obtener unas vistas impresionantes del mar y de la isla.

Sigue nuestro canal de WhatsApp para descubrir lo más fascinante de España 😍​🎉