fbpx

Los pueblos blancos más bonitos de Andalucía

Los pueblos blancos más bonitos de Andalucía

Diseminados por Andalucía, especialmente enclavados entre las provincias de Cádiz y Málaga, encontramos todo un conjunto de pequeñas poblaciones llenas de encanto por las que se puede realizar varias rutas turísticas. Estas localidades hunden sus raíces en el pasado medieval. Sus calles estrechas e irregulares y sus fachadas encaladas aún conservan la impronta de su origen musulmán. Este colorido tesoro se encuentra escondido en el corazón de la comunidad, a la espera de que el viajero los descubra para regalarle una experiencia inolvidable. Vamos a localizar algunos de los pueblos blancos más bonitos de Andalucía.

Pueblos blancos de Andalucía que hay que visitar

Arcos de la Frontera, Cádiz

Arcos de la Frontera
Arcos de la Frontera. | Shutterstock

Considerado como uno de los pueblos más bonitos de toda España, Arcos de la Frontera se emplaza sobre la cresta de un impresionante barranco del río Guadalete. Antaño poseyó una serie de fortalezas en su punto más alto, debido a su tradicional carácter defensivo y fronterizo, en una época que ha quedado marcada incluso en su nombre, al igual que sucede con otras localidades de la región. Hoy lo que hallarás en lo más elevado del pueblo son miradores de infarto, como el mirador de Arcos. No olvides visitar el conjunto de pequeñas pero encantadoras iglesias, así como el jardín andalusí del palacio del Mayorazgo. Ambos son lugares especialmente bellos.

Capileira, Granada

Capileira
Capileira. | Shutterstock

En la provincia de Granada, Capileira nos sirve para ilustrar la belleza tanto del barranco de Poqueira, donde se enclava, como de la comarca de las Alpujarras, separada de la ciudad de Granada por el macizo de Sierra Nevada. En lo más alto del barranco se sitúa este pueblo blanco de gran belleza, de calles empinadas y laberínticas que van descubriendo secretos como la iglesia de la Virgen de la Cabeza. La postal desde lejos es impresionante y la paz que se respira en esta zona también. Es uno de los pueblos blancos más bonitos de Andalucía y también uno de los más estimulantes.

También te puede interesar  Las mejores escapadas cerca de Palma de Mallorca

Casares, Málaga

Casares al atardecer
Casares al atardecer. | Shutterstock

Son numerosos los rincones que ver y disfrutar en Casares, en la provincia de Málaga. Este pueblo está declarado Conjunto Histórico-Artístico, por la belleza y la conservación de sus calles, así como por los numerosos monumentos que pueden descubrirse. Por ejemplo, la Casa Natal de Blas Infante, el político considerado padre de la patria andaluza. Casares es todo lo que uno imagina cuando piensa en un pueblo blanco andaluz.

Cazorla, Jaén

Cazorla
Cazorla. | Shutterstock

Considerado por muchos no solo uno de los pueblos blancos más bonitos de Andalucía sino uno de los más bonitos de España, en general. Cazorla, en la provincia de Jaén, se encuentra enclavado en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, que es el mayor espacio protegido de España. Como puede deducirse, el entorno es espectacular. Como sucede con otros tantos pueblos de Andalucía, Cazorla tiene un castillo, el castillo de la Yedra, en lo más alto del pueblo, a unos 800 metros sobre el nivel del mar.

Setenil de las Bodegas, Cádiz

Setenil de las Bodegas
Setenil de las Bodegas. | Shutterstock

La visita a esta población está totalmente ligada a su particular configuración urbana. Setenil de las Bodegas se emplaza entre estribaciones y peñas, de tal forma que las casas y calles llegan a fundirse con la propia roca dando lugar a una serie de casas-cueva o abrigos bajo roca diseminados a lo largo de un trazado urbano más que irregular. Estas particularidades, sin embargo, no le quitan ni un ápice de belleza al lugar, siendo uno de los puntos más destacados en esta ruta de los pueblos blancos. Desde los restos de su castillo de época almohade hasta los numerosos miradores que forman los enormes peñascos, Setenil es una parada obligatoria que no dejará indiferente a ningún viajero. No es que sea uno de los pueblos blancos más bonitos de Andalucía, es que es uno de los más curiosos y sorprendentes.

También te puede interesar  El impresionante 'Golden Gate español'

Vejer de la Frontera, Cádiz

Vejer de la Frontera
Vejer de la Frontera. | Shutterstock

Lo que encontrarás si visitas la localidad de Vejer de la Frontera es un precioso laberinto de callejuelas en las que da gusto perderse y en las que parece haberse detenido el tiempo. De esto tenemos la prueba en la tradición de las “tapadas”, mujeres que se cubrían completamente con velos por herencia islámica y a las que hay dedicada una estatua. Para disfrutar de Vejer no es necesario acudir a contemplar ningún monumento en concreto, sino que debe disfrutarse de este lugar en su conjunto, mientras se pasea entre patios repletos de geranios y miradores desde los que otear la campiña gaditana. No obstante, es recomendable que no te pierdas algunas partes del pueblo realmente preciosas, como la plaza de España, con su fuente de azulejería, o el arco de Puerta Cerrada.

Zahara de la Sierra, Cádiz

Zahara de la Sierra
Zahara de la Sierra. | Shutterstock

Uno de los pueblos blancos más bonitos y populares de Andalucía. Zahara de la Sierra destaca, en parte, por su impresionante entorno, con las ruinas de su fortaleza enclavadas en un risco, como vigilando la población. Las vistas desde las alturas son de impresión, pues también se puede contemplar el embalse de Zahara-el Gastor. Cuando uno baja al pueblo, lo que se encuentra son las típicas calles estrechas y empedradas de Andalucía, así como monumentos como la iglesia de Santa María de la Mesa, declarada Bien de Interés Cultural.

Zuheros, Córdoba

Zuheros
Zuheros. | Shutterstock

En la comarca de la Subbética Cordobesa, haciendo de frontera natural entre esta y la campiña cordobesa, Zuheros es un regalo inesperado para el viajero. Este conjunto de calles intrincadas da paso a pequeñas plazas donde se saborea la esencia andaluza, y termina por conducir hasta un peculiar castillo integrado en la roca de la montaña. En sus alrededores, la cueva de los Murciélagos, declarada Bien de Interés Cultural, así como Monumento Natural, fue decisiva para terminar de comprender la historia de la región. Es uno de los pueblos blancos más bonitos de Andalucía y también uno de los más interesantes.

También te puede interesar  El increíble castillo sobre un peñasco en pleno parque natural