fbpx

Portixol, de feudo comunista a cala Despechá

Portixol Rosalía

El sonido del mar y un mambo. Niños que juegan con pistolas de agua, señoras abanicándose bajo una sombrilla, jamón serrano, pan y patatas fritas. Como si se tratara de cualquier salida familiar a la playa. Así retrata a la cala de s’Areneta de Portixol la artista Rosalía en su última canción, Despechá, una pequeña playa ubicada en el antiguo barrio de El Molinar, apenas a unos kilómetros de la Catedral de Palma de Mallorca. Un barrio que fue uno de los epicentros del Partido Comunista de España y que hoy se ha convertido en sede del último de los éxitos de la cantante.

El Molinar, un barrio obrero con mucha historia

En la actualidad, el Portixol se ha convertido en un gigantesco paseo marítimo que comunica el puerto del mismo nombre con la capital mallorquina. Pero en el pasado se trataba de un barrio de pescadores que pertenecía, a su vez, a El Molinar, nombre que toma de los molinos harineros que había en la zona desde el siglo XVII. Pero no fue hasta finales del XVIII, con la construcción de la ermita de San Onofre, cuando se oficializó la existencia de El Molinar, donde originariamente convivían tanto pescadores como veraneantes. Asimismo, el curtido de pieles se convirtió entonces en una actividad muy demandada en la zona.

Sin embargo, con la llegada del siglo XX, industrias más modernas, relacionadas sobre todo con el sector energético, fueron tomando las calles del barrio. Así, en 1859 se inauguró la primera fábrica de gas de Mallorca. También a principios del nuevo siglo los molinos dejaron de utilizarse para moler y se convirtieron en viviendas. Mientras tanto, el carácter obrero de la zona no había dejado de ser claro en todo aquel tiempo. Esto se tradujo en la proliferación de agrupaciones a favor de los derechos de los trabajadores y en la constitución de El Molinar, durante la Segunda República, en un feudo del Partido Comunista.

Paseo marítimo de Portixol
Paseo marítimo de Portixol. | Shutterstock

En este sentido, son famosos los asesinatos acaecidos durante la Guerra Civil Española de Aurora Picornell, conocida como la Pasionaria de Mallorca, y las llamadas rojas del Molinar: Catalina Flaquer Pascual, sus hijas Antonia y María Pascual Flaque, y Berlamina González Rodríguez. Todas ellas fueron encarceladas en la prisión de Can Salas para después ser fusiladas en el cementerio el cinco de enero de 1937.

Aunque el carácter obrero del barrio se mantuvo durante la posguerra, el boom turístico de los años 60 propició que el turismo se convirtiera en su principal actividad. De esta forma, El Molinar se ha erigido en un barrio residencial o de segunda residencia en el que conviven mallorquines con extranjeros, aunque sin dejar de luchar por su carácter vecinal, pues plataformas locales como Salvem es Molinar o Al Molinar Port Petit han conseguido  parar varias iniciativas especulativas en los últimos años.

Portixol, una buena elección de Rosalía

De todos estos trágicos hechos queda un recordatorio a lo largo de los 16 kilómetros del paseo marítimo de Es Portixol: un busto en honor a Aurora Picornell. Este paseo es una de las zonas más transitadas y un lugar perfecto para hacer skate, patinar, ir en bici o simplemente recorrerlo a pie. Otro de los atractivos de la zona es la cala donde Rosalía ha grabado su videoclip de Despechá: la playa d’es Portitxolet, junto a El Molinar.

Cala Portixol Rosalía
Cala de Portixol, donde Rosalía ha grabado el vídeo de Despechá. | Shutterstock

Al ser una cala pequeña, rodeada de playas más populares como Can Pere Antoni, Portitxolet no suele estar muy concurrida, aunque con todas las miradas puestas en ella esto quizás cambie. Los restaurantes y bares también ejercen de reclamo a los visitantes, pues la oferta gastronómica es muy amplia. Portixol es, de hecho, uno de los mejores lugares de Palma donde comer el típico pa amb oli o un llonguet.

Cerca de la cala del Portixol, está el paseo arbolado de Es Born d’Es Molinar, que comunica con los callejones del barrio, salpicados de casas antiguas de pescadores reformadas, combinadas con otras más modernas. En definitiva: hablamos de una zona turística, pero tranquila, donde aún pervive su personalidad vecinal y de barrio. ¿Será intencionado que Rosalía haya escogido justamente esta cala para rodar un videoclip precisamente costumbrista? ¿O se tratará de una casualidad? En cualquier caso: la elección no podía haber sido mejor.