Un paseo bajo los pinos en la paradisíaca cala Murta

Cala Murta, Mallorca

De sobra es sabido que las playas que pueblan las islas de Baleares son de las más codiciadas del país debido a los colores turquesas y la transparencia de sus aguas. Sin embargo, la fama y belleza de dichos enclaves viene acompañada de un factor casi indisociable: el de la masificación. Pues bien, en el municipio de Pollença es posible encontrar una calita que, además de conservar las delicias de las playas mallorquinas, es aún un pedacito de costa aislada, virgen y desconocida para muchos, la cala Murta.

Pero, ¿a qué se debe esta aparente tranquilidad en cala Murta? La respuesta es sencilla: quien algo quiere algo le cuesta. Así, para llegar a cala Murta hay que dar un pequeño paseo, lo que para muchos es motivo suficiente para desechar la excursión. Sin embargo, el camino que se realiza andando consta de poco más de un kilómetro y medio, lo que equivale a no más de unos 20 o 30 minutos. Parte de esta caminata discurre, además, bajo la sombra de los pinos. En resumen, se trata de una corta y fácil ruta apta para todos los públicos y por la que los árboles protegen al visitante del calor. Además, el paseo seguro que incrementará las ganas de un buen chapuzón, merecida recompensa de la expedición.

Cala Murta, Mallorca
Cala Murta, Mallorca | Shutterstock

Las claves de cala Murta: una playa virgen donde relajarse y hacer snorkel

En primer lugar, hablar de cala Murta es hablar de una playa virgen. Esto significa que el enclave no dispone de servicios tales como chiringuitos, duchas o baños. La comida y el agua dulce habrá que llevarlos y el salitre se volverá con el bañista a casa. La ventaja es que a playa más virgen mayor presencia de la naturaleza. De hecho, Murta recibe la constante visita de dos foráneos: los burros y las cabras. Estas últimas son muy dadas a rebuscar comida entre las pertenencias de los turistas, así que ¡ojo avizor!

En segundo lugar, es conveniente saber que Murta está constituida de piedras de canto rodado. Esto no impide necesariamente la opción de tumbarse y relajarse, pero quizás el turista prefiera llevar una esterilla. Al fondo marino también lo constituyen rocas, que se entremezclan entre zonas de arena y zonas pobladas de posidonia. Por todo ello, es mejor llevar un calzado que haga más confortable la expedición. Lo más seguro es que el bañista quiera explorar, pues las aguas turquesas de la cala invitan al snorkel.

Un burro en cala Murta
Las visitas de los burros son frecuentes en cala Murta | Shutterstock

Por último, para llegar a cala Murta hay que ir por la carretera que se dirige al faro de Formentor. Allí, a la altura de la parada de autobús de cala Figuera, una señal en el lado derecho del camino indica la dirección a la playita. Sin embargo, entre el 15 de junio y el 15 de septiembre, el tráfico que discurre entre la playa y el faro de Formentor queda restringido a particulares entre las 10:00 y las 19:00 horas. Las alternativas son dos. Una es ir antes o después de este intervalo. Otra consiste en coger un autobús lanzadera que parte desde la playa de Formentor hasta el faro de Formentor. Realiza una parada a la altura del sendero de cala Murta. Si fuera fácil sería una de esas playas masificadas… ¿no?

Rincones cercanos a cala Murta: un enclave que inspira a los artistas

En la misma cala Murta nace un sendero que discurre paralelo a la costa para luego desembocar en el mirador de Es Castellet, a tan solo cinco minutos del punto de partida. Desde allí es posible contemplar la inmensidad del Mediterráneo, que baña el inexpugnable islote de Es Castellet, así como la costa de Formentor y la bahía de Alcudia. Desde el propio camino que se dirige a cala Murta también es posible seguir el sendero hacia cala Figuera, a apenas unos 15 o 20 minutos y con características similares a Murta.

Islote de Es Castellet
Islote de Es Castellet | Shutterstock

Para aquellos que prefieren caminar más, está la opción de realizar la ruta que asciende hasta el Fumat, para después descender por el antiguo camino del faro de Formentor, hasta llegar a la cala Murta. Diferentes caminos, un mismo destino. El faro de Formentor también puede ser una bonita parada, pues tan solo se encuentra a diez minutos en coche de Murta y ofrece una preciosa estampa.

Todos estos lugares pertenecen, asimismo, al municipio de Pollença, un lugar que fue inspiración de Agatha Christie y otros tantos escritores y artistas. De hecho, el célebre autor Camilo José Cela impulsó en 1959 un encuentro literario en la zona que ha reunido a escritores de la talla de Vicente Aleixandre, Gerardo Diego o José Saramago.

Vista aérea del faro de Formentor
Vista aérea del faro de Formentor | Shutterstock

Tranquilidad, inspiración y aguas cristalinas: por eso es nuestro Rincón del Finde: A remojo

Como se indicaba al principio, de sobra es sabido que las playas que pueblan las islas de Baleares son de las más codiciadas del país. Entonces ¿qué hay mejor que disfrutar de una de estas calas en soledad? Un paseo junto al Mediterráneo bajo la fresca sombra de los pinos, un baño en las turquesas aguas de Murta y un vistazo desde el mirador de Castellet. Si tantos artistas usaron este paisaje para inspirarse, por algo será…

Anterior capítulo pequeño

Siguiente capítulo pequeño