fbpx

La Muralla Roja, un salto de color en Calpe

Muralla Roja de Calpe

Escondida y camuflada entre la naturaleza de Calpe, se encuentra mirando al mar Mediterráneo una de las edificaciones más fascinantes no solo de la Comunidad Valenciana, sino de toda la Península. La Muralla Roja, un conjunto habitacional diseñado por el arquitecto Ricardo Bofill, se ha convertido desde su construcción en uno de los temas más comentados de la zona. A lo largo de la historia, ha sido objeto de polémica y de reconocimiento a partes iguales.

Influenciada por estilos del Norte de África y esencia árabe, la Muralla Roja rompe con el resto de construcciones aledañas por su arriesgada y llamativa gama de colores. También por sus formas, que, jugando con la geometría, consiguen elaborar todo un laberinto de puentes y escaleras. Todo esto la han convertido en uno de los escenarios más cotizados a día de hoy para artistas o influencers de redes sociales.

Su autor, Ricardo Bofill, quiso representar en este diseño una fuerte influencia árabe a la vez que aportar las técnicas posmodernistas de la época. El resultado fue un edificio que no pasa desapercibido y que, en el último tiempo, ha puesto en el punto de mira la costa de Calpe.

La arquitectura rompedora de la Muralla Roja

Muralla Roja de Calpe
Muralla Roja de Calpe. | Shutterstock

La Muralla Roja está formada por un total de 50 casas y apartamentos distribuidos de manera aparentemente desordenada. Están rodeados por una enorme muralla de color rojo que rompe con el paisaje y hace referencia a las casas de adobe que hay en el norte de África. Su influencia dentro del estilo árabe mediterráneo choca y se potencia, mezclándose con estructuras y temáticas modernas que le dan un aire de otro tiempo.

La base de esta urbanización está en torno a la forma de cruz griega. Aunque, sin embargo, todo el entramado de bloques que lo van rodeando hacen que la planta de esta arquitectura sea desigual y caótica. Su entramado de puentes, escaleras y pasarelas hechas a través de formas geométricas, descomponen la simetría y dan la sensación de laberinto.

En cuanto a la escala cromática elegida, cabe destacar que el rojo de la muralla se contrapone con tonos que van desde el rosa hasta el azul, pasando por el violeta. Crea así una gama de tonos cálidos y fríos color pastel que contrastan con el entorno natural del mar y el verde de la vegetación, y destacan dentro de la linealidad del resto de edificios cercanos.

Inspiración y obra de Ricardo Bofill

Una parte de este conjunto arquitectónico tan llamativo
Una parte de este conjunto arquitectónico tan llamativo. | Shutterstock

El autor de esta reputada y comentada construcción es el arquitecto catalán Ricardo Bofill, que comenzó a diseñar y a levantar este importante proyecto arquitectónico durante 1968. Bofill se ha caracterizado en todos sus diseños por tener gran influencia árabe y, en esta ocasión, habría querido mezclarlo con la estética mediterránea.

Ricardo Bofill ha sabido, a lo largo de su carrera, mezclar los estilos arquitectónicos del norte de África con las corrientes posmodernas más innovadoras. Es el autor de otros edificios característicos como el Hotel W en Barcelona o el Barrio Gaudí en Reus. Tanto es así que, en 1963, fundó Ricardo Bofill Taller de Arquitectura, centrado en diseños urbanos, interiorismo, arquitectura y exteriores. Cuando trasladó su estudio a París, fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Metz.

En el momento de diseñar la Muralla Roja, Bofill se inspiró en la estética de las casas de adobe que hay en el Norte de África con toques árabes. No fue hasta 1972 cuando terminó la construcción de la urbanización y en 1973 finalmente se estrenó. La Muralla Roja está dentro del barrio de La Manzanera, en Calpe, y cuenta con unas espectaculares vistas al mar Mediterráneo y al imponente Peñón de Ifach.

La percepción de la Muralla Roja hasta hoy día

Piscina en la Muralla Roja de Calpe
Piscina en la Muralla Roja de Calpe. | Shutterstock

La Muralla Roja es un edificio que, debido a su tamaño, sus colores y su forma no pasa desapercibido. Estos factores no ha sido los únicos por los que, a lo largo de los años, ha generado debate entre la gente. En un primer momento, esta urbanización surgía como una propuesta estética y visual para la costa de Calpe y como un modelo de vivienda en el que reinase la comunidad.

Precisamente, todo ese entramado laberíntico tiene la función de guiar a los habitantes a las zonas de áreas comunes, como la piscina o los patios. Este modelo pretendía acabar con las construcciones lineales, planas e individualistas de la zona pero, sin embargo, acabó quedándose como un caso aislado, y destacando fuertemente en comparación con las edificaciones de la zona.

Fue precisamente, al principio, por este factor por el cual mucha gente estuvo en contra de la Muralla Roja, argumentando que rompía con la armonía y que desentonaba con el entorno marítimo y vegetal. Sin embargo, a pesar de que cayó en el olvido durante unos años, ha sido la globalización y la aparición de las redes sociales la que ha vuelto a colocar esta característica urbanización en boca de todos.

En la actualidad, la Muralla Roja se ha convertido en todo un fenómeno viral. Son cientos las personas que han querido sacarse una foto en alguna de sus características escaleras o fondos color pastel. Sin embargo, el acceso después de este boom social está siendo restringido. No hay que olvidar que son apartamentos en los que hay gente viviendo. La manera correcta de ir a conocer en primera mano esta espectacular construcción es pidiendo los permisos oportunos para poder grabar y fotografiar. O alquilando una de sus estancias.