fbpx

La muralla de Mohamed I, la construcción en pie más antigua de Madrid

Muralla Mohamed I

En la capital del país, muy cerca del Palacio Real y aún más cerca de la catedral de Santa María la Real de la Almudena, hay una construcción que quizás pasa desapercibida ante el bombo y la majestuosidad de sus compañeros. Sin embargo, se trata de un lugar mucho más antiguo que ellos. Data del siglo IX, cuando Madrid era Mayrit. Hablamos de la muralla musulmana de Mohamed I de Córdoba, perteneciente al parque del mismo nombre. Este es el Rincón del Finde que proponemos para el último fin de semana de febrero, un rincón que pasa inadvertido para los turistas y los propios madrileños.

parque del Emir Mohamed I
Parque del Emir Mohamed I. | Wikimedia

Un poco de historia de la muralla de Mohamed I

La muralla de la cuesta de la Vega, donde se ubican las ruinas de la fortificación, formaba parte del recinto defensivo que rodeaba a Mayrit. Porque sí, antes de ser la ciudad que es, Madrid tuvo murallas y árboles y fue una metrópoli capaz de mantener el equilibrio entre naturaleza y vida urbana. Y no solo eso, sino que Mayrit, fundada durante la época Omeya de al-Ándalus, fue un enclave árabe durante dos siglos.

En los años 50, tras el derribo del palacio Malpica, quedaron descubiertos los cimientos de la muralla. Así, en 1954 la construcción fue declarada Patrimonio Histórico Artístico y en los años 80 se procedió a su restauración. Sin embargo, a finales de esa misma década, aquel enclave pasó al abandono. Muchos años después, entre los años 2010 y 2011, el municipio diseñó un parque en torno a la muralla que hoy se conoce como parque del Emir Mohamed I. Más tarde, en el 2015, el Ayuntamiento junto con la Fundación de Cultura Islámica, restauraron el jardín. Y así llegamos hasta el lugar que hoy se puede visitar.

Muralla del Mohamed I junto a la Almudena
Al fondo, la catedral de la Almudena y justo delante la muralla de Mohamed I. | Wikimedia

Las claves del parque de Mohamed I

El parque de Mohamed I está dedicado al fundador de Mayrit, Muhammad I de Córdoba. Asimismo, este jardín de estilo andalusí se construyó con la intención de “recordar la diversidad de culturas que han vivido en la ciudad de Madrid” o al menos eso es lo que se indica desde el propio Ayuntamiento. Su elemento principal, aparte de la muralla, consiste en una fuente con forma de estrella de seis puntas, ubicada en el centro del lugar. Además, el parque se completa con la presencia de diferentes especies arbóreas, pertenecientes al periodo andalusí, como higueras o un almez.

Pero el elemento principal del Parque Emir Mohamed I es, por supuesto, la muralla. El costado de la Almudena pone el fondo sobre el que se asienta lo que queda de esta fortificación. 120 metros de muralla que se localizan en el ángulo suroeste del parque, junto a la que se conocía como puerta de la Vega, que comunicaba con el río Manzanares en el pasado. Para visitar este parque, por cierto, hay que tener en cuenta que solo se puede ir en fines de semana y días festivos entre las diez de la mañana y las nueve de la noche. Un auténtico rincón de fin de semana.

También te puede interesar  El pueblo español que tiene dos idiomas y dos husos horarios
Parque de Mohamed I
Parque de Mohamed I, cuya disposición imita los jardines andalusíes. | Wikimedia

Rincones cercanos al parque

El parque Mohamed I y su muralla se hallan en pleno centro de Madrid, así que las opciones más cercanas están claras. Para empezar una visita al jardín andalusí debe ir de la mano de un paseo por los alrededores del Palacio Real, así como de una visita al interior de la catedral de la Almudena, la cual más de un madrileño ha cometido el pecado de no ver nunca por dentro. Construida entre finales del siglo XIX y finales del XX, este edificio dispone de un estilo neoclásico en su exterior, neogótico en su interior y neorrománico en su cripta.

Desde allí, las opciones que visitar son múltiples. A tan solo unos minutos puede llegarse hasta la puerta del Sol, la plaza Mayor o la calle Gran Vía. En realidad, lo mejor es hacer un recorrido por todos estos lugares hasta desembocar en la plaza de España. De esta forma, se habrá visto una parte muy importante del centro madrileño. ¿Y si sobran ganas y tiempo? ¿Y si ya se ha visto todo esto? Pues junto a la plaza de España y a tan solo 20 minutos a pie del parque Emir Mohamed I, se sitúa el templo del Debod. Porque en Madrid pasar de estar viendo un yacimiento árabe a un monumento egipcio es cosa fácil.

Interior catedral de la Almudena
Interior de la Catedral de la Almudena. | Shutterstock

Porque aún quedan rincones por descubrir hasta en los lugares más típicos, por eso es nuestro Rincón del Finde

El parque del Emir Mohamed I es un rincón desconocido por los foráneos de la capital, pero también por los autóctonos. La posibilidad de conocer nuevos lugares en espacios que son tan célebres como el Palacio Real o la Almudena y, en general, todo el centro de Madrid, es lo que nos lleva a seleccionar este jardín como el Rincón del Finde. Porque nos enseña una historia que a muchos se les olvida, porque nos hace conectar con otras culturas y con nuestras raíces.