La muralla de Ávila, una fortificación construida por tumbas

muralla Ávila

Considerada como la muralla mejor conservada del mundo y una de las más antiguas de Europa, la muralla medieval de Ávila es, sin lugar a dudas, el lugar más conocido de la ciudad castellana. Cada año, miles de personas recorren el trazado de este baluarte que abraza al casco histórico de la metrópoli y convierte la visita en un viaje en el tiempo.

Una polémica historia

La datación de la construcción de la muralla de Ávila es polémica y los historiadores no se ponen de acuerdo en la misma. Una corriente tradicionalista sitúa su levantamiento en los últimos años del siglo XI a instancias del rey Alfonso VI de León. Según esta teoría, el monarca le encargó al conde Raimundo de Borgoña, marido de su hija doña Urraca, que repoblara las ciudades de Ávila, Segovia y Salamanca, que con la expansión de la reconquista hacia el sur habían quedado medio vacías. Además, el conde debería encargarse de fortificarlas. En este contexto, Casandro Romano y Florín de Pituenga habrían sido los encargados de dirigir las obras que se culminarían en apenas nueve años.

Por otra parte, está la hipótesis de que la muralla se construyera en la segunda mitad del siglo XII o principios del XIII, cuando se dio la edificación de otras fortificaciones vecinas. Sea cual fuere la fecha correcta, lo que sí se sabe es que a esta muralla le precedieron otras defensas más pequeñas. Sin embargo, a principios del siglo XI tanto la muralla como la ciudad estaban prácticamente en ruinas debido a las frecuentes disputas entre musulmanes y cristianos.

Atardecer en la muralla de Ávila
Atardecer en la muralla de Ávila. | Shutterstock

Otra cosa que se sabe seguro de esta maravilla medieval, y que da nombre al titular, es que no fueron pocos los materiales romanos reutilizados. Y no se habla de un reciclaje de piedras de casas o edificios públicos, no, sino de materiales que procedían de las necrópolis romanas, restos abundantes en las cercanías de la zona.

Tras siglos de uso defensivo, la muralla ha sufrido numerosas reformas. A finales del siglo XIX, algunos intelectuales abogaron por la destrucción de la fortificación, como se hizo en otras muchas ciudades, ya que el trazado de la misma impedía el desarrollo de la urbe. Pero la defensa que de ella hizo el Ayuntamiento, así como la falta de recursos para su demolición, impidieron que estos designios se cumplieran. Así es como hoy en día podemos disfrutar de este monumento que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad en 1985.

Un recorrido por la muralla de Ávila

En la actualidad los 2.516 metros de la muralla mejor conservada del mundo ya no cumplen una función defensiva y, aunque lo hicieran, los aviones podrían sobrepasarlos con facilidad. Así que ahora la fortificación ha pasado a ser lo que muchos otros monumentos militares: un enclave de interés turístico e histórico. De todo su trazado salpicado nada menos que por 87 torreones, 2.500 merlones y nueve puertas, son 1.700 metros los que están abiertos al público.

Puerta del Alcázar
Puerta del Alcázar en la muralla de Ávila, la zona más robusta de la construcción. | Shutterstock

Esta distancia puede transitarse a lo largo de todo el perímetro exterior. Por contra, en el interior hay amplias zonas de la base que están restringidas a recintos públicos o privados. No obstante, el recorrido más recomendable es el que se extiende por el adarve, la parte superior de la muralla, desde donde se tiene una perspectiva más completa. Un buen punto desde el que comenzar la visita es, por ejemplo, el tramo que discurre entre el cimorro o torre de la catedral y el Cubo de la Mula.

Justo en esta parte es donde se encuentra una de las puertas más importantes del complejo, la puerta de San Vicente, ubicada sobre la antigua muralla romana. Otra de las puertas más importantes, la de mayo solemnidad, es la Puerta del Alcázar, un poco más al sur que la anterior. Esta última entrada, junto con la Casa de las Carnicerías y la puerta del Puente son los tres puntos de acceso al monumento más importante de Ávila.