fbpx

Cómo y cuándo ver las Gemínidas, la lluvia de estrellas de diciembre (y la más intensa del año)

Lluvia de estrellas de diciembre, la más intensa del año

El fenómeno de la lluvia de estrellas de España está irremediablemente asociado al verano, cuando las famosas Perseidas llenan nuestros cielos y proporcionan a los espectadores un espectáculo visual bonito y místico. Es el momento ideal para tumbarse en un espacio abierto, disfrutar del buen tiempo de España y de un cielo despejado y, al mismo tiempo, lleno, pero no es el único. Ya en otoño las Dracónidas invaden nuestros cielos y la lluvia de estrellas de diciembre, que es la más desconocida de todas, resulta ser también la más intensa del año.

Qué son las Gemínidas, la lluvia de estrellas de diciembre

El cielo durante una popular lluvia de estrellas
El cielo durante una popular lluvia de estrellas. | Shutterstock

La lluvia de estrellas de diciembre se conoce como Gemínidas, pues se cree que este fenómeno procede de la constelación de Géminis. En este momento del año, la Tierra cruza la órbita del asteroide Phaeton, topándose con fragmentos de este. Cuando estas porciones entran en contacto con la atmósfera dan lugar a los resplandores popularmente conocidos como estrellas fugaces.

Más de 100 meteoros por hora es lo que se desprende de este fenómeno, convirtiendo esta lluvia de estrellas de diciembre en la más intensa del año. La máxima actividad tendrá lugar entre el martes 13 de diciembre y el jueves 15 de diciembre. No hay que olvidar, sin embargo, que se mantendrá hasta el 24 de diciembre y que han llovido estrellas sobre nuestros cielos; en realidad, desde el pasado mes de noviembre.

Consejos para disfrutar de la lluvia de estrellas Gemínidas

Observatorio del Roque de los Muchachos
Observatorio del Roque de los Muchachos, en La Palma, el mejor lugar del mundo para contemplar las estrellas. | Shutterstock

Si bien la de diciembre, estas Gemínidas, es la lluvia de estrellas más intensa del año, no es la más sencilla de ver. Las condiciones meteorológicas pueden dificultar la misión, tanto los cielos cubiertos propios del invierno como el frío propio de la época, gran adversario de la paciencia que uno debe tener cuando espera ver una lluvia de estrellas.

Al margen de esto, los consejos son los de siempre. Estas estrellas son más sencillas de atrapar cuando el espectador se encuentra en un espacio oscuro, libre de contaminación lumínica y con un horizonte abierto. Lo ideal siempre es desplazarse hasta algún lugar de naturaleza pura, en este mes de diciembre con mucha ropa de abrigo. La paciencia es amiga de la ciencia y de la lluvia de estrellas, por eso el mejor consejo que uno puede recibir es el siguiente: hay que fijar la mirada en un punto concreto del cielo y esperar.