fbpx

Lara de los Infantes, entre la leyenda y el paisaje burgalés

Lara de los Infantes, entre la leyenda y el paisaje de Burgos

Lara de los Infantes, un pequeño pueblo de Burgos, es la definición perfecta del concepto que sostiene esta serie llamada El Rincón del Finde. Un lugar pequeño pero muy atractivo, perfecto para visitar en un fin de semana porque, además, va sobrado de lugares estimulantes a su alrededor. Es nuestra elección semanal por diferentes razones, aunque sus dos pilares básicos son los siguientes: la leyenda atada a este lugar y el precioso paisaje burgalés en el que se encuentra la localidad.

Un poco de historia de Lara de los Infantes

Picón de Lara y los restos del castillo
Picón de Lara y los restos del castillo. | GBHDD6200, Wikimedia

Los castros que se localizan en los alrededores de Lara de los Infantes hablan de forma tajante de la presencia celta en siglos pasados. También los romanos pasaron por allí. De hecho, fundaron la ciudad de Nova Augusta, sobre la que posteriormente se construyó Lara. Hasta el siglo XIX, era conocido simplemente de esa manera: Lara. Fue a partir de entonces, para diferenciarlo de otros pueblos de la zona y también para tomar esa influencia de la leyenda, cuando se le añadió el apellido: Lara de los Infantes.

La leyenda de los Siete Infantes es una de las más populares de Castilla. Esta cuenta cómo Rodrigo Velázquez, conocido como Ruy Velázquez, mandó a la muerte a siete de sus sobrinos por lo que consideró una serie de deshonras hacia su mujer, doña Lambra de Bureba. Impulsado por esta, envió a su cuñado, Gonzalo Gustios, a ser asesinado por Almanzor, aunque este se apiadó de él. A sus sobrinos, en cambio, los mandó a combatir contra un ejército musulmán al que no podían de ningún modo vencer. Todos murieron decapitados y cuando sus cuerpos llegaron hasta su padre, este decidió vengarse.

También te puede interesar  El faro más alto de España

En su tiempo en los dominios de Almanzor, Gonzalo Gustios tuvo un romance con una mujer de la corte, idilio del que nacería Mudarra González. Fue ella quien finalmente ejecutó, años más tarde, esta venganza, acabando tanto con Ruy Velázquez como con su esposa. En este texto se repasa la historia con todo tipo de detalles.

Las claves del lugar

Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora
Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora. | santiago lopez-pastor, Wikimedia

Pese a su pequeño tamaño, Lara de los Infantes es un lugar de lo más interesante. Destaca por encima de todo la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, un templo románico del siglo XII que continuó ampliándose hasta el XVIII. Una de los elementos más estimulantes de esta construcción, de hecho, pasa por identificar las diferentes intervenciones llevadas a cabo. Eminentemente románica, tiene también elementos góticos.

Desde el pueblo, a lo lejos, se contempla el castillo en el que nacen las leyendas. Se alza sobre el conocido como Picón de Lara, desde el que se obtiene una vista impagable del paisaje burgalés, sobre todo en determinados momentos del año, cuando el verde invade el terreno. Este castillo del siglo X, del que solo quedan ruinas, estaba compuesto por seis torres, además de la del homenaje, la única que todavía puede contemplarse. Según certifican los documentos medievales, a principios del siglo XVI ya estaba en estado de abandono.

También es importante conocer la existencia de la antigua ermita de San Julián, probablemente visigótica. No queda nada de este lugar, salvo un par de fotografías de comienzos del siglo XX. En ella se encontró, sobre el altar, el conocido como monumentum fundationes, una porción de piedra sobre la que se talló todo lo relativo a la fundación de Lara de los Infantes. Hoy se conserva en el Museo Arqueológico de Burgos.

También te puede interesar  El pueblo medieval de Toledo que ha brillado en la literatura

Rincones cercanos a Lara de los Infantes

Ermita de San Bartolomé de Ucero
Ermita de San Bartolomé de Ucero. | Shutterstock

Muy cerca de Lara de los Infantes, puede visitarse el dolmen de Cubillejo, también conocido como dolmen de Mazariegos. Declarado en 1985 Bien de Interés Cultural, se trata de un conjunto construido en el Neolítico, al amparo de las primeras comunidades agrícolas y ganaderas del norte de la península. Fue excavado en los setenta del pasado siglo, revelando un corredor de diez metros de largo que da acceso a lo que fue una cámara funeraria con forma de anillo. Se encuentra a 15 minutos en coche desde Lara de los Infantes.

Un poco más lejos, a unos 45 minutos, la capital de la provincia espera al viajero con más rincones. En Burgos hay que visitar la Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Santa María, que data del siglo XIII, el monasterio de las Huelgas, uno de los más importantes de España, la cartuja de Miraflores, otro monasterio que fue antiguo palacio de recreo de la realeza, o el impresionante arco de Santa María. Burgos, como se puede ver, también está repleto de atractivos.

Si lo que quiere el viajero es más contacto con la naturaleza, escapar de las ciudades y entregarse a lo rural, entonces puede visitar el parque natural Cañón de Río Lobos, a unos 40 minutos en coche desde Lara de los Infantes. Burgos comparte con Soria este espacio plagado de bosques, con rincones tan fascinantes como la misteriosa ermita de San Bartolomé. Con todo esto se construye un fin de semana redondo.

Por historia y por paisaje, por eso es nuestro Rincón del Finde

Panorámica de Lara de los Infantes
Panorámica de Lara de los Infantes. | santiago lopez-pastor, Wikimedia

Lara de los Infantes es un lugar fantástico para darse un baño de historia y naturaleza. Poblado desde hace siglos, escenario protagonista de esa leyenda tan popular, encajado en un enclave burgalés de enorme belleza y con muchas posibilidades a su alrededor, es nuestra elección por todo esto.

También te puede interesar  La iglesia de Burgos donde yace una princesa vikinga