fbpx

Iglesia de San Jorge, el sorprendente Partenón cántabro

Iglesia de San Jorge de Las Fraguas

¿Qué hace un templo griego en plena montaña cántabra? Eso es lo primero que uno piensa cuando se sitúa frente a la iglesia de San Jorge de Las Fraguas, conocida simplemente como El Partenón. Porque eso es lo que es: un edificio que tomó las formas del popular templo de la arquitectura griega para alzarse en este precioso paraje en el que destaca por encima de todo.

¿Qué hace un partenón en Cantabria?

Iglesia de San Jorge de las Fraguas
Iglesia de San Jorge de las Fraguas. | Shutterstock

El Partenón, que en este caso no es griego sino cántabro, se construyó sobre una antigua ermita, en el cerro de Las Fraguas, en el año 1890. Se inauguró más de veinte años más tarde, el 12 de octubre de 1917. Fue un encargo de los duques de Santo Mauro, que eran también los propietarios del cercano palacio de los Hornillos. Este es el lugar, por cierto, en el que se rodaron los exteriores de Los otros, la afamada película de Alejandro Amenábar.

Es uno de los pocos ejemplos de arquitectura neoclásica que pueden descubrirse en Cantabria. Por eso, entre otros motivos, tiene tanto valor. Y porque realmente impresiona este templo compuesto de un total de cuarenta columnas de orden corintio, con seis de ellas protagonizando la imagen de su fachada.

Fue donado por sus mismos precursores al pueblo de Las Fraguas para que ejerciera como parroquia, papel que todavía desempeña. Durante la Guerra Civil, según ha trascendido en las historias del lugar, fue utilizada por el bando republicano como cárcel.

En todo momento, aun con todos estos cambios, ha sido un mirador fantástico del valle en el que está encuadrado: el valle de Iguña. Es, sin duda, uno de los rincones más peculiares y bellos de Cantabria, todavía uno de esos que permanecen desconocidos para convertirse en una grata sorpresa entre quienes quieren explorar las bellas montañas de la comunidad.

También te puede interesar  Las 7 maravillas de los Picos de Europa