Horta de Sant Joan, donde Picasso empezó a ser Picasso

Horta de Sant Joan, la inspiración de Picasso

De todos los pueblos con encanto de Catalunya, Horta de Sant Joan puede que sea de los más artísticos. Esta localidad de Tarragona fue parte clave de la vida de Pablo Picasso, reconocido pintor y uno de los creadores del cubismo. Pero más allá de la relación de este pueblo con el artista, Horta de Sant Joan ofrece muchísimos otros alicientes para realizar una visita. Su entorno natural combina muy bien con todo lo cultural, siendo una excursión ideal tanto para los más pequeños como para los más grandes.

Historia de Horta de Sant Joan

El estilo medieval se ha conservado muy bien en el casco antiguo del pueblo
El estilo medieval se ha conservado muy bien en el casco antiguo del pueblo. | Shutterstock

Es posible remontarse a la época de los íberos para encontrar el origen de Horta de Sant Joan, aunque no se puede precisar con total certeza el asentamiento. Los restos y yacimientos encontrados en diversas excavaciones dan credibilidad a esta teoría. Pero fue durante la romanización de la península cuando el pueblo comenzó a cobrar más relevancia. Horta de Sant Joan se encontraba muy cerca de una vía secundaria que comunicaba con Tortosa, por lo que era un punto de parada para viajeros y mercaderes.

Durante la conquista musulmana, Horta de Sant Joan tuvo una fortaleza fronteriza. A pesar de que este hecho esté documentado alrededor del año 1153, en la actualidad no se puede encontrar ningún resto del castillo. Antes, en 1097, fue reconquistada por parte de Ramón Berenguer III, incentivando la repoblación de la zona.

A partir del siglo XIII y XIV fue cuando comenzaron a construirse la Iglesia de San Juan Bautista, el Convento de Sant Salvador y la Torre del Prior. El crecimiento de la población fue constante hasta llegar al siglo XVII. Horta de Sant Joan colocó del bando de los castellanos en la conocida como Guerra dels Segadors. Esto causó que el otro bando atacara, asaltara y saqueara el pueblo. A pesar de ello, con el paso de los años volvió a remontar en vecinos y en importancia, sobre todo tras el paso de Picasso por esta localidad catalana.

Horta de Sant Joan, Picasso y sus primeros cuadros

En el Centro Picasso se pueden ver reproducciones de las obras más icónicas del artista
En el Centro Picasso se pueden ver reproducciones de las obras más icónicas del artista. | Shutterstock

El joven Pablo Picasso estaba estudiando en la Lonja de Barcelona cuando cayó enfermo de escarlatina, con tan solo 17 años. Se trata de una enfermedad bacteriana que provoca sarpullidos rojos por el cuerpo, de ahí su nombre. Además de fiebre alta y dolor en la garganta.

Fue Manel Pallarés, su compañero de estudios y amigo, quien le propuso pasar un tiempo en Horta de Sant Joan para recuperarse. Durante 6 meses vivió con la familia y logró superar la enfermedad, además de encontrar gran inspiración para dedicarse a la pintura. Su estancia dio sus frutos visibles: de ésta salieron algunas de sus obras paisajísticas.

Pablo Picasso volvió una década después a Horta de Sant Joan, esta vez acompañado de su pareja. El ambiente rural y la energía natural del lugar le inspiraron para afianzar su propio estilo, el cubismo. En esos cuatro meses surgieron cuadros como La balsa de Horta o La Montaña de Santa Bárbara.

En el año 1992 se rehabilitó el antiguo hospital del pueblo para albergar el Centro Picasso, donde se hace un recorrido sobre la vida del artista y su presencia en Horta de Sant Joan. En su interior se encuentran reproducciones de sus obras más simbólicas, además de toda la información de interés para quien quiera conocer mejor al artista.

Un espacio de cultura rodeado de naturaleza

Recorrer la vía verde es una magnífica forma de conocer esta zona de Catalunya
Recorrer la vía verde es una magnífica forma de conocer esta zona de Catalunya. | Shutterstock

¿Qué es lo que tanto enamoró a Picasso en Horta de Sant Joan para que concibiese allí sus primeros cuadros? No sólo la calidez de sus habitantes, sino también los increíbles paisajes que rodean el pueblo. Haciendo frontera con Aragón, el parque natural dels Ports es uno de los principales incentivos naturales del lugar. Cuenta con aproximadamente 35.000 hectáreas repletas de pinos silvestres, pinos salgareños, encinares y coscojares. Durante las excursiones por la zona se pueden encontrar fauna como la cabra salvaje, la nutria y el gato montés. En el Ecomuseu dels Ports, ubicado en Horta de Sant Joan, se puede obtener mucha más información y guía.

Muy cerca también transcurre la Vía Verde de la Val de Zafán, que va desde Tortosa hasta Puebla de Híjar siguiendo el itinerario de unas antiguas vías de ferrocarril. La línea nunca fue utilizada, quedando un camino que atraviesa bosques y montañas ideal para los que disfrutan de excursiones en bicicleta y buscan descansar en Horta de Sant Joan.

Otro lugar natural muy interesante que visitar es Les Olles d’Horta de Sant Joan. Se trata de un lugar paradisíaco donde se encuentran diferentes piscinas de agua. Es un magnífico espacio para visitar con niños en verano, ya que se pueden bañar y realizar saltos desde algunas piedras con total seguridad.

Como curiosidad, muy cerca también se encuentra Lo Parot, un olivo con más de dos mil años de vida. Fue declarado árbol monumental en el año 1990, alzándose sobre los 8 metros de altura.

Una iglesia y un convento con mucha historia y encanto

Sólo por el paisaje merece la pena hacer una excursión al Convento de Sant Salvador
Sólo por el paisaje merece la pena hacer una excursión al Convento de Sant Salvador. | Shutterstock

Para aquellos que disfrutan de la arquitectura, en Horta de Sant Joan se pueden descubrir un par de edificios religiosos muy interesantes. La Iglesia de San Juan Bautista, en la ciudad, y el Convento de Sant Salvador, alejado del casco urbano. La Iglesia de San Juan Bautista se construyó en el siglo XII, tiene estilo gótico y está formada por una sola nave. Algunos contrafuertes asoman por un barranco trasero, ofreciendo una impresionante apariencia. Fue restaurada en los años sesenta debido a que durante la Guerra Civil Española sufrió importantes daños. Entre ellos, la destrucción de un retablo del siglo XIV.

Situado junto a la montaña de Santa Bárbara, el Convento de Sant Salvador se erige como una figura dominante en el paisaje de Horta de Sant Joan. A lo largo de los siglos fue construyéndose el complejo en colaboración de los Templarios, los Hospitalarios y los monjes franciscanos. En el año 1990 se realizó una restauración del lugar y del interior, que se puede visitar con una guía. Aunque también se puede explorar los alrededores para descubrir algunas estancias en ruinas a las que se puede acceder de forma gratuita.