fbpx

Ermita de la Virgen de la Esclavitud, un remanso de paz y cultura en Cihuri

Ermita de la Virgen de la Esclavitud en Cihuri, La Rioja

La ermita de la virgen de la Esclavitud es una parada más que recomendada para aquellos que realizan turismo rural en La Rioja. Aparte de su peculiar historia a lo largo de los siglos, a su alrededor se encuentra un paraje natural que invita a disfrutar de un perfecto día de campo. Su estructura ha ido evolucionando hasta la actualidad, llegando a la moderna propuesta que puede verse hoy día. Asimismo, en diferentes momentos del año se convierte en un elemento central de festividades locales. Sin duda, una peculiar obra arquitectónica.

¿Cómo es la ermita de la Virgen de la Esclavitud?

Se trata de una pequeña ermita que fue edificada encima de una cueva monástica. Esta estuvo habitada tanto en la época de los visigodos como en la de los mozárabes, para luego convertirse en una granja-ermita donde se rinde culto a la Virgen de la Esclavitud. El origen de esta ermita se remonta a un acontecimiento milagroso durante la Edad Media. Por entonces se encontró una imagen de la titular dentro de la oquedad. De ahí que los habitantes de Cihuri, en La Rioja, profesen esta devoción por esta virgen.

Ermita de la Virgen de la Esclavitud en Cihuri, La Rioja
La ermita tiene un origen medieval, pero su edificio actual es contemporáneo. | Shutterstock

El cerro tiene catalogación de yacimiento arquitectónico, tanto por la historia alrededor de la ermita de la Virgen de la Esclavitud como por el hallazgo de un molino barquiforme. Este fue trasladado y se puede visitar en el Museo de La Rioja. En la actualidad, tanto el templo como los parajes que la rodean se convierten en testigos de de las festividades de San Isidro Labrador, el 15 de mayo. Por entonces los vecinos se reúnen para celebrar una romería cargando con la imagen de la virgen a cuesta. Lo mismo ocurre el tercer sábado de septiembre, durante la procesión relacionada con las Fiestas de Gracias.

Historia de la Ermita de la Virgen de la Esclavitud

La cueva rupestre de origen visigótico, a pesar de no ser tan impresionante como el complejo de cuevas y galerías de Ojo Guareña, fue el inicio de la historia de este templo. A partir del año 1631, sin embargo, comenzó a tener mucha más importancia tanto para los habitantes de Cihuri como para el resto de vecinos de La Rioja. Esto se debe a que el abad del monasterio de San Millán ordenó su reconstrucción.

Ermita de la Virgen de la Esclavitud en Cihuri, La Rioja
La cruz es el elemento más reconocible del conjunto. | Shutterstock

Una vez habilitada de nuevo, fue este propio monje benedictino el que habitó el cerro donde se levanta la ermita de la Virgen de la Esclavitud. Junto a la iglesia se construyó una casa-convento capaz de albergar hasta 6 monjes, cultivando la tierra para crear un viñedo y una huerta. Además, también fue el fundador de la cofradía Esclavos de María.

Lamentablemente, fue dañada durante la invasión francesa, por lo que estuvo muchos años olvidada y en desuso. Los restos que quedaron se siguieron utilizando, aunque fue a partir del año 2016 cuando cobró mayor relevancia. Se destinó una notable inversión para construir una nueva ermita y adecentar los terrenos adyacentes.

También te puede interesar  El lugar más caluroso de España y sus temperaturas extremas

Un referente entre las viñas

El templo que se ve hoy es una obra emblemática que tiene como objetivo fortalecer las tradiciones locales de Cihuri, así como otras poblaciones cercanas. El responsable de su diseño, el arquitecto técnico Francisco Mir Brusel, se basó en las proporciones áureas, la simbología bíblica de los números y la geometría sagrada para que esta construcción de piedra quedara integrada a la perfección en el entorno que la rodea.

Su diseño similar a un guardaviñas es característico de los viñedos que pueblan la Rioja Alta. Cuenta con una sola planta cuadrada, de los cuales ofrece 100 metros cuadrados útiles, así como un espacio anexo de 30 metros cuadrados habilitado para realizar eventos culturales y sociales.

Ermita de la Virgen de la Esclavitud en Cihuri, La Rioja
Los viñedos rodean a la ermita. | Shutterstock

Pero lo que más destaca en el exterior de la Ermita de la Virgen de la Esclavitud es la gran cruz que la corona. Fabricada en acero, se puede observar la silueta de la propia virgen en la parte inferior de la cruz. Es visible desde los distintos puntos alrededor del parque de la Esclavitud, siendo un magnífico punto de referencia para orientarse.

En lo que respecta a su interior, su diseño es austero, dominado por el color blanco de la mampostería que recubre sus paredes. Siendo el trabajo de piedra y cantería en La Rioja un oficio tradicional, la restauración de la ermita invitaba a aprovechar esta artesanía de valor. En el retablo central se puede contemplar la imagen de la Virgen de la Esclavitud que apareció en las ruinas del templo, además de visitarse un pequeño osario con los restos de los monjes que habitaron este lugar durante siglos.

Los alrededores de esta ermita histórica

Como ya se ha indicado, se encuentra en el término municipal de Cihuri, a tres kilómetros del centro. Su presencia domina en el cerro de la Esclavitud, rodeada de los montes Obarenses, la sierra de la Demanda y el nevado pico de San Lorenzo. Sin lugar a dudas, ofrece uno de los paisajes de La Rioja de visita imprescindible.

Ermita de la Virgen de la Esclavitud en Cihuri, La Rioja
Paisaje y arquitectura se unen en armonía. | Shutterstock

A su alrededor se ha construido el parque de la Esclavitud, un espacio natural y rural de 10.000 metros cuadrados. Ha sido habilitado con instalaciones que invitan a visitar la ermita y añadir la ermita al plan de turismo por La Rioja, con aparcamiento, merendero, barbacoas y pérgolas.

Toda la zona alrededor de la ermita está arbolada, además de disponer de una pequeña laguna que hace, aún más si cabe, disfrutar de un paisaje con mucho encanto. Esto último se potencia en algunas estaciones del año concretas, cuando los viñedos están en todo su esplendor. Ello invita a disfrutar de recetas tradicionales riojanas. Se puede aprovechar la visita a la ermita para disfrutar de otros lugares históricos y con encanto del pueblo de Cihuri. Desde los restos de un viejo puente romano hasta las diferentes bodegas locales, sin olvidar de un apacible paseo junto al río Tirón.