MRGO Arquitectos nos selecciona sus 10 edificios contemporáneos de referencia en España

Pabellón de Mies Van der Rohe y Lilly Reich

La arquitectura, como cualquier arte, da lugar a muchas opiniones. Lo que para una persona es un edificio de referencia, emblemático, para otra puede ser un armatoste infumable. Por eso, lo mejor suele ser escuchar a los que saben. De esta forma hemos preguntado al codirector y cofundador de MRGO Arquitectos, Álvaro Mesonero Romanos, cuáles son las construcciones más especiales o más notables del país.

Álvaro fundó su estudio de arquitectura e interiorismo junto a Álvaro G. Onieva en 2018. En esta andadura han realizado proyectos que abarcan desde restaurantes para importantes grupos hosteleros en Madrid, como el Grupo LALALA. También han afrontado el diseño de discotecas, viviendas de lujo o instalaciones deportivas. Es él quien, con conocimiento de causa, se ha encargado de realizar esta selección variada y muy personal que se puede ver a continuación.

Edificio de Higueras y Miró en la Rotonda de San Bernardo, Madrid

Edificio Princesa Madrid
Edificio Princesa de Madrid. | Wikipedia

Estas casas para militares de la capital son las encargadas de arrancar la lista. El porqué de su inclusión según los expertos consultados es esta: “Porque no pasa desapercibido, visualmente es un edificio muy potente y atractivo. Utiliza la vegetación de manera estética pero sobre todo útil y eficiente como aislante acústico y elemento para dar privacidad. Además, a día de hoy, continúa siendo tan contemporáneo como el primer día ¡y eso que han pasado casi 50 años desde que se terminó!”.

Precisamente pone foco en la supresión del ruido como gran virtud del edificio. Señala que la glorieta de San Bernardo era “una zona muy ruidosa tanto por aquel entonces como ahora”. Entre las soluciones están “balcones pétreos que devuelven el ruido del tráfico a la calle” y unos jardines colgantes que reducen “el sonido del tráfico hasta un 50% y absorben hasta un 20% del ruido”.

Capilla de Valleacerón de S.M.A.O., Almadén

Capilla de Valleacerón
Capilla de Valleacerón. | Shutterstock

De la capital toca ir a Ciudad Real, concretamente a Almadén. Allí se asienta, en palabras de Álvaro Mesonero Romanos, “un edificio en medio de la nada con un diseño limpio y rompedor, sobre todo para un edificio religioso. Se trata de una propuesta diferente, casi escultórica. Solo una cruz y una imagen representan la parte simbólica”.

Respecto a su situación, “en la parte superior de una colina”, esta permite que actúe como una torre, como “una referencia al poder ser divisada desde la distancia y reconocida por su forma original”. Asimismo, añaden como curiosidad que “también es interesante el proceso de cómo se concibió. Fue diseñada a través del estudio de los pliegues de un folio”.

Iglesia de San Pedro Mártir de Miguel Fisac, Madrid

Iglesia de San Pedro Mártir
Iglesia de San Pedro Mártir. | Wikimedia

“Esta iglesia de Miguel Fisac es una de sus obras más reconocidas y difundidas a nivel internacional y, a mi parecer, de una belleza universal“. Con estas credenciales se entiende que se incluya este templo en la lista. Del interior nuestro experto asegura que “siempre me pareció espectacular. No solo es interesante su original configuración, que respondía a un problema muy concreto y que por ello no se ha vuelto a repetir, si no el cómo la luz y el color se utilizan como materiales de proyecto”.

La universalidad antes citada se explica así: “No hace falta haber estudiado arquitectura o similar para percibir su magia. La luz atraviesa sus características vidrieras e inunda el espacio de color. Es un claro ejemplo de lo que pasa cuando la arquitectura y el arte son uno. Está catalogada, muy acertadamente, como Bien de Interés Cultural”.

Museo de la Memoria de Andalucía de Alberto Campo de Baeza, Granada

Museo de la Memoria de Andalucía
Museo de la Memoria de Andalucía. | Wikipedia

Ubicado en la que fuera capital nazarí, el Museo de la Memoria de Andalucía quiere resumir lo que es esta región de España. Así lo asegura su creador, que logró condensar la historia y estilos propios andaluces en este edificio. Para Álvaro Mesonero Romanos, “si hablamos de referentes en España, aunque sea una selección personal, no puede faltar la obra de Alberto Campo Baeza. Es un maestro de la sencillez y el lujo sobrio”.

Edificio Castelar de Rafael de La-Hoz, Madrid

Edificio Castelar
Edificio Castelar. | Shutterstock

De esta forma resume Álvaro la peculiaridad del edificio Castelar: “El elemento característico de esta torre es su disposición colgante. Sus once plantas se soportan en un único núcleo de hormigón que no está ubicado en el centro, lo habitual, de forma que la mitad de su superficie queda suspendida en el aire, en voladizo, sujeta por cables atirantados”.

La historia de la estructura no se puede entender sin saber más de sus autores. “Fue el arquitecto Rafael de La-Hoz Arderius, asistido por Gerardo Olivares y por su hijo. Entre 2010 y 2011 el inmueble fue remodelado por el mencionado hijo, Rafael de La-Hoz Castanys”. Una buena muestra de trabajo intergeneracional de una gran saga de arquitectos.

Pabellón de Mies Van der Rohe y Lilly Reich, Barcelona

Pabellón de Mies Van der Rohe y Lilly Reich
Pabellón de Mies Van der Rohe y Lilly Reich. | Shutterstock

Una de las más famosas del listado, este hito de Barcelona entra porque “aún siendo de 1929, sigue siendo más contemporánea que nunca. El arquitecto proyectó en este edificio las bases de su filosofía: simetría perfecta, espacios diáfanos, claridad, sencillez y minimalismo. En resumen, sentó las bases de la arquitectura moderna. Además supo jugar con los materiales para, dentro de ese minimalismo, crear un mundo rico de texturas, juegos de luz, etc”.

Como bien señala Álvaro, el edificio “está catalogado como Bien Cultural de Interés nacional (BCIN) por la Generalitat y como Monumento del Patrimonio Histórico español (BIC) por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”. Es por tanto un seguro de éxito en cualquier escapada a la Ciudad Condal.

Torre Picasso de Minoru Yamasaki, Madrid

Otra edificación que desde MRGO Arquitectos consideran un “icono”. Incluso tiene una conexión personal con el estudio, ya que como señalan “ahora mismo tenemos la suerte de estar trabajando en un restaurante que ocupará toda la planta baja. Nos sentimos muy afortunados. No sólo es un edificio que en su momento, con sus 43 plantas y 157 metros de altura, fue el rascacielos más alto de la ciudad y de España. Además está proyectado por Minoru Yamasaki, el arquitecto que también proyectó el desaparecido World Trade Center de la ciudad de Nueva York”.

El arquitecto señala una curiosidad: “Con motivo de este proyecto, en una primera toma de contacto, visitamos el helipuerto que está en la azotea y fue espectacular, tienes vistas 360º de la ciudad de Madrid. Como dato curioso, este helipuerto sirvió de escenario para la película Abre los ojos, de Alejandro Amenábar”. Así que si se tiene la oportunidad, ya se sabe, hay que ir a lo más alto.

Museo Nacional de Arte Romano de Mérida de Rafael Moneo

Museo Nacional de Arte Romano
Museo Nacional de Arte Romano. | Shutterstock

Moneo es otro imprescindible para Álvaro, del que destaca que “ha sido el primer arquitecto español en recibir el Premio Pritzker, allá en el año 1996”. Destaca de él “su versatilidad y la capacidad de aunar a la perfección tradición y modernidad. El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida es un claro ejemplo de ello, además de estar considerado una de sus mejores obras”.

Toda Extremadura es una gran muestra arqueológica, especialmente en lo que atañe al mundo romano, y los espacios museísticos son por ello muy significativos. De ahí la importancia de este edificio. “Aunque tiene una clara inspiración clásica, y está pensado para albergar la colección de piezas históricas provenientes de las excavaciones arqueológicas de la ciudad, el edificio inspira contemporaneidad“, remarca nuestro experto.

T4 del aeropuerto de Madrid de Carlos Lamela

T4 Madrid
T4. | Shutterstock

Este es uno de los más representativos e importantes edificios de la lista según el cofundador de MRGO Arquitectos: “Me parece clave que el aeropuerto de Madrid, lo primero que ven los que nos visitan, sea un ejemplo de modernidad, diseño y frescura“. La terminal fue proyectada por el estudio de Lamela y el prestigioso Richard Rogers.

Según nuestro experto, comparte una característica clave con la iglesia de San Pedro Mártir: “De nuevo, no hace falta haber estudiado arquitectura para que te llame la atención y te resulte atractivo por su color y formas. Además, lejos de ser una crítica, si no un cumplido, es muy instagrameable y, a mi parecer, cumple una gran función como un primer impacto positivo de la ciudad e imagen o postal de la marca España”.

Ampliación del Museo San Telmo de Nieto Sobejano, Donostia

Ampliación del Museo San Telmo
Ampliación del Museo San Telmo. | Shutterstock

De la construcción que cierra la lista Mesonero Romanos dice: “Es un edificio que responde muy bien a su emplazamiento y ofrece ese factor de sorpresa por su naturaleza cambiante. El diseño que proponen Nieto y Sobejano, para la ampliación del museo, consiste en dos nuevos pabellones que están ocultos tras una piel metálica perforada de la que crece musgo, liquen y otras especies vegetales“.

El mimetismo, a varios niveles, con el entorno es por tanto el gran punto fuerte del Museo San Telmo: “Está situado en el Casco Viejo de San Sebastián, en la zona que linda con el Monte Urgull. Con este diseño, según el transcurso de las estaciones, el edificio se desvanece para fundirse con la vegetación del monte, y reaparece en otras. Es interesante, que en su emplazamiento fronterizo y con su diseño, unas veces se mimetice con el paisaje natural del monte y otras rompa con su diseño contemporáneo y destaque en el paisaje urbano”.