fbpx

5 cascadas increíbles a menos de 2 horas de Madrid

Cascadas increíbles a menos de 2 horas de Madrid

La capital del país cuenta con infinitos atractivos y una oferta de ocio y cultura difícil de superar. No obstante, quien busque tranquilidad, naturaleza y belleza rural también puede encontrar en sus alrededores escenarios asombrosos donde relucen los pueblos de piedra engarzados en la montaña, bosques, lagos y saltos de agua hechizantes como los que veremos a continuación. Por ende, las próximas líneas constituyen una carta de invitación para dejarse seducir por el hipnótico encanto de las más sublimes cascadas en los alrededores de Madrid.

Las cascadas cerca de Madrid más fascinantes

Cascada del Hornillo

Cascada del Hornillo
Cascada del Hornillo. | Shutterstock

Un trayecto en coche de aproximadamente una hora y media separa las calles concurridas de la ciudad de Madrid de un auténtico oasis de calma y verdor. En ella, el agua se precipita al filo de una pared de gneis, una roca pizarrosa que guarda similitudes con el granito y dibuja vetas de color ocre al paso de la cascada.

El maridaje perfecto para esta visita es una ruta de senderismo al ritmo del Río de la Aceña y el Arroyo del Hornillo. Se puede realizar de forma circular, partiendo del parking situado junto al Puente del Aceña. No llega a los 5 kilómetros y tiene una dificultad baja, por lo que es ideal para disfrutar en familia.

Cascada del Purgatorio

Cascada del Purgatorio
Cascada del Purgatorio. | Shutterstock

La Cascada del Purgatorio asombra, más allá del dramatismo de su nombre, por la impactante caída entre los afilados muros de roca que enmarcan un auténtico espectáculo natural. Una postal cuya belleza se acentúa con las pinceladas de luz que perforan las laderas rocosas y alumbran el agua de una forma mágica.

Los alrededores del salto de agua albergan otros de menor tamaño, los cuales se pueden revelar a través de un itinerario que se conoce como la Ruta a las Cascadas del Purgatorio. No obstante, este paisaje encierra unos cuantos tesoros más. El Puente del Perdón, el Monasterio del Paular y el pintoresco pueblo de Rascafría son algunas de esas visitas obligatorias en un entorno bañado por el Lozoya y otros arroyos cristalinos que terminan de dar forma a una caminata muy completa.

Cascadas del Hervidero

Charco del Hervidero
Charco del Hervidero. | Shutterstock

A tan solo una hora en coche del centro de Madrid descansa un apartado edén donde el rumor del agua empaña puentes de madera, escaleras sinuosas escarbadas en la roca y agradables senderos que surcan bosques de un verde vibrante.

Ruta de las Cascadas del Hervidero
Ruta de las Cascadas del Hervidero. | Shutterstock

La estrella de la corona es el Charco del Hervidero, un doble salto de agua que se encuentra al descender los peldaños de unas sinuosas escaleras. El cauce del río también conduce a otras cascadas de fantasía, grandes y pequeñas, donde resultaría casi natural avistar ninfas y hadas bajo los reflejos esmeralda de los árboles.

Chorrera de los Litueros

Chorrera de los Litueros
Chorrera de los Litueros. | Shutterstock

Cerca del apacible pueblo de Somosierra se alza la que se considera la cascada más alta de la Comunidad de Madrid: la Chorrera de los Litueros. Con una altitud de 1433 metros y 40 metros de altura, el impresionante salto de agua rompe contra abruptas formaciones de rocas graníticas que despuntan en la ladera como si fueran la columna vertebral de la montaña.

Caída de la Chorrera de los Litueros
Caída de la Chorrera de los Litueros. | Shutterstock

Una buena opción para admirar la Chorrera de los Litueros es seguir la ruta circular que parte de Somosierra. Se trata de un recorrido de baja dificultad que en primavera se tiñe de amarillo a causa de la floración del cambroño, un arbusto con pequeñas flores que salpican el campo como frágiles fuegos fatuos.

A unos dos kilómetros y medio de distancia se extiende la Dehesa Bonita de Somosierra, un bosque encantado que en otoño refulge con tonos rojizos y mantos de hojas anaranjadas. Internarse en sus lindes significa transitar una escena de sombras, riachuelos, musgo y árboles que envuelven las sendas como guardianes centenarios.

Chorrera de San Mamés

Chorrera de San Mamés
Chorrera de San Mamés. | Wikimedia, Roberto

Con el deshielo alcanza su máximo esplendor una de las cascadas cerca de Madrid más sensacionales. La caída de unos 30 metros de altura culmina en una piscina que, cuando el flujo es caudaloso, golpea las rocas de su base y el agua sale despedida en una explosión de espuma. Presenciar este espectáculo cuando la nieve aún blanquea las piedras contiguas permite gozar de unas vistas invernales que roban el aliento.

Existen varias alternativas para conocer la Chorrera de San Mamés, circuitos tanto circulares como lineales que se adaptan a todos los gustos. También es posible aprovechar la excursión para visitar Navarredonda y San Mamés, así como la coqueta Iglesia de San Mamés, o ascender al Cerro de la Mesilla para disfrutar de unas vistas privilegiadas de la Sierra Norte.

Con esta panorámica despedimos el presente paseo entre cascadas por las inmediaciones de Madrid. Son rincones alejados, ajenos al ruido y los estímulos de la ciudad. La relajante música del manar del agua y el susurro de los frescos ríos nutridos de lluvia y nieve armonizan paisajes extraordinarios cuyo embrujo se acentúa con la presencia de los grandes saltos de agua, magnéticas demostraciones de la fuerza de la naturaleza.

Sigue nuestro canal de WhatsApp para descubrir lo más fascinante de España 😍🎉