fbpx

Calblanque, el secreto mejor guardado de Murcia

Playa de Calblanque

Al hablar de Murcia, al turista muy probablemente le acudan a la mente lugares como La Manga, el mar Menor o la zona de Mazarrón. Conceptos como las hortalizas, el paparajote o el calor. Pero muy pocos son los que pensarían en playas salvajes o paisajes imponentes. Desde luego, a casi nadie se le ocurriría pensar que en Murcia es posible la práctica del surf. Sin embargo, el parque de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila reúne todas estas características y más. Allí, las dunas fósiles se mezclan con las playas casi vírgenes, las especies endémicas y los acantilados en un espacio que pocos esperan encontrar en la conocida como huerta de Europa.

Parque de Calblanque
Parque de Calblanque. | Shutterstock

Las Claves de Calblanque

El Parque Regional de Calblanque se sitúa entre los municipios de Cartagena y La Unión. Concretamente, en el sector oriental de la sierra minera, a tan solo unos kilómetros del mar Menor y del famoso Cabo de Palos. A lo largo de su orografía, salpicada de dunas, arenales, acantilados y saladeras, se suceden al menos cuatro calas y cuatro playas que son el mayor reclamo turístico del enclave. Entre ellas destacan la playa Parreño o la cala de Las Cañas, escondidas del gentío y preparadas para recibir a los nudistas. La preferida por los surferos es playa Larga, mientras que la fama se la lleva la playa de Calblanque.

Asimismo, en este parque también es posible encontrar rutas de senderismo o circuitos perfectos para ir en bici, con caminos habilitados para la tarea. Si se tiene suerte es posible que de camino al mirador de las Aves o al de Punta Negra el visitante pueda encontrarse algún que otro conejo o tejón. Incluso se ve algún zorro saltando entre las dunas que se esparcen por el parque. Especies endémicas como el ciprés de Cartagena o la jara de Cartagena hacen aún más único a este bello paraje.

También te puede interesar  Las mejores escapadas cerca de Cáceres
Playa de Calblanque
Playa de Calblanque. | Shutterstock

Debido a la importancia ecológica de la zona y con el ánimo de evitar la masificación, el acceso en coche a Calblanque está prácticamente restringido. Esto ocurre especialmente durante los meses de verano. Sin embargo, sí es posible entrar al parque a pie o en autobús. Lo mejor será preguntar en el Centro de Visitantes Las Cobaticas, en el mismo parque. Tal es el espacio en el que cerciorarse de dónde puede dejarse el coche o en el que hacerse con un mapa de la zona.

Rincones cercanos a Calblanque

A apenas siete kilómetros del parque se asienta el célebre Cabo de Palos. Este pueblo, en su origen de índole pesquera, se ha convertido hoy fundamentalmente en una localidad turística. Su plato de arroz y pescado, conocido como caldero del mar Menor, es quizá su especialidad más famosa. No es la única, ya que destaca sobremanera en el ámbito gastronómico. Además, la Reserva Marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas fue declarada hace poco como uno de los mejores sitios donde bucear en Europa. Algo más lejos, la castigada Manga del Mar Menor puede ser otra opción que visitar.

Dos peces bajo el mar en Cabo de Palos
Dos peces bajo el mar en Cabo de Palos. | Shutterstock

Como destino más urbanita se puede ir al municipio de La Unión, situado al sureste de la región, entre las playas del mar Menor y el Mediterráneo. Se halla fuertemente ligada a la extracción de minerales, que se ha desarrollado durante siglos en la conocida como Sierra Minera. La iglesia Nuestra Señora del Rosario, la casa El Piñón o el Antiguo Mercado Público son algunos de los edificios a visitar.

Antiguo Mercado Público, La Unión
Antiguo Mercado Público, La Unión. | Shutterstock

Un lugar desconocido y de gran importancia paisajística, por eso es nuestro Rincón del Finde: A Remojo

Bien es sabido el desastre medioambiental que pesa sobre el mar Menor de Murcia, uno de los puntos más turísticos de la provincia. Sin embargo, Calblanque, muy cerca de esta extensión marítima, se conserva en buen estado. Su extensa longitud permite desde el paseo hasta el baño en un páramo aún por descubrir. Un pequeño paraíso que debe de cuidarse y respetarse como el tesoro que es.

Anterior capítulo pequeño

Siguiente capítulo pequeño