fbpx

Barranco de Poqueira, brillando con luz propia en la Alpujarra granadina

Barranco de Porqueira

Todavía en Sierra Nevada, en el sur de esta cordillera, a mil metros de altitud y con una historia milenaria, se esconde el Conjunto Histórico del Barranco de Poqueira. Está conformado por tres pueblos conectados a través de la montaña perfectos para darle un sentido a esta colección de Rincones Escondidos. Y es que son lugares que, por el momento, no tienen todas las miradas puestas sobre ellos. La intención no es desatar sobre ellos la masificación que en ocasiones acompaña al turismo. El objetivo es, simplemente, descubrirlos, poner en valor sus virtudes y seguir fomentando, con respeto, el turismo rural.

Descubriendo lo desconocido

Barranco del Porqueira
Barranco del Porqueira. | Shutterstock

Hay que empezar por señalar que la Alpujarra no es una desconocida. Esta región de Andalucía, repartida entre Granada y Almería, ha sido siempre un rincón muy valorado por su recorrido en el tiempo y la belleza histórica que ha sabido conservar. Los siglos han pasado, pero esta zona montañosa se ha mantenido prácticamente inalterable, aplicando los cambios necesarios para avanzar pero conservando su esencia. Esto es lo que uno se encuentra en el Conjunto Histórico del Barranco de Poqueira.

Enclavados en un espectacular paisaje, entre castaños y nogales, este lugar tiene tres enclaves que destacan como chinchetas clavadas en un mapa. Capileira, Bubión y Pampaneira, todos declarados Bien de Interés Cultural, son pueblos blancos que nacieron y crecieron al amparo de la montaña. Ya habitados en tiempos antiguos, tras la rebelión de las Alpujarras se expulsó a los moriscos. La zona se repobló con cristianos procedentes del norte, especialmente de León y Galicia. Hoy son una mezcla de todo esto.

Las posibilidades del Barranco de Poqueira

Barranco de Porqueira
Barranco de Porqueira. | Shutterstock

Siguiendo las estrechas y sinuosas carreteras de la zona, alcanzando esos mil metros de altitud y perdiéndose entre postales monumentales, se llega al barranco de Poqueira. Ya desde esa carretera se divisan, cada uno a su manera, los tres pueblos protagonistas de estas líneas. Tranquilos y silenciosos, como si colgaran en la montaña esperando que esta admita su presencia o les termine por sacudir.

Calles de Pampaneira
Calles de Pampaneira. | Shutterstock

A 1.058 metros de altura, al sur de este rincón escondido, espera Pampaneira. Se cree que este nombre proviene de la palabra latina pampinarius, que significa productor de hojas de parra. Esto da a entender que en tiempos romanos fue una tierra famosa por su vino. En época de dominio musulmán fue también un lugar importante, especialmente por la dedicación al comercio de la seda. Ya se ha dicho al principio: esta mezcla de culturas no se ha perdido. En sus calles empinadas, estrechas y empedradas, prototipo de todo pueblo con encanto, se descubren casas blancas tradicionales. Mucha artesanía local y una bella iglesia del siglo XVI, la de Santa Cruz, que es un buen ejemplo de arte mudéjar. Desde cualquier punto se disfruta de unas vistas fantásticas de las cumbres de Sierra Nevada y en los alrededores esperan, a los más intrépidos, las ruinas del castillo nazarí de Poqueira.

Bubión
Bubión. | Shutterstock

Siguiendo hacia el norte, a 1.300 metros de altitud descansa Bubión, otro pueblo blanco que ha conservado bien la arquitectura bereber. Desde la carretera apenas se llega a advertir lo que abarca este pueblo de unos 400 habitantes, que se extiende por debajo de esta en un laberinto de calles empinadas que se han adaptado como han podido a las formas de la montaña. Ya ocupado en época romana, tuvo una gran importancia en torno al siglo VIII. En el Museo Casa Alpujarreña se recoge cómo se ha vivido siempre en estos pueblos, por lo que es un imprescindible que visitar. Además, la iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Bubión, el antiguo lavadero o la fuente de la Hondera son monumentos que destacan y engrandecen un pueblo de por sí bello.

Capileira
Capileira. | Shutterstock

Capileira es el pueblo más grande de los tres y también el que se encuentra a una mayor altitud: 1.436 metros. Las vistas desde esta localidad son de impresión, de mil colores en verano y teñidas de blanco en muchos inviernos. Por este difícil emplazamiento, fue el último rincón de la Alpujarra en ser conquistado en las diferentes ocupaciones que sufrieron estas montañas. La arquitectura de sus edificios es semejante a la de sus vecinos. También esas calles que se convierten en miradores inesperados hacia el horizonte o hacia detalles concretos. Por ejemplo, el viajero se topará caminando con las huellas de una antigua mezquita. También sobresale una iglesia del siglo XVI: la de Santa María la Mayor. De este templo hay que descubrir tanto el retablo mayor como la imagen de la Virgen de la Cabeza, patrona del pueblo, donada por los mismísimos Reyes Católicos.

Rutas de senderismo en el barranco de Porqueira
Rutas de senderismo en el barranco de Porqueira. | Shutterstock

Sin olvidar por un momento el valor histórico de este lugar, hay que destacar también su valor natural. Encontrándose como se encuentra en las faldas de la ladera sur de Sierra Nevada, a su alrededor se extienden los paisajes impresionantes ya mencionados y muchas e interesantes rutas de senderismo. La ruta del barranco de Poqueira es la más relevante. Comenzando en Pampaneira, sigue el curso del río Poqueira para conectar estas tres localidades a través de la misma montaña. Si uno quiere ir más lejos, desde Capileira se extienden varios senderos que llevan a tocar el cielo de Sierra Nevada.

Por qué no lo conocíamos antes

Monachil, uno de los pueblos más conocidos de Sierra Nevada
Monachil, uno de los pueblos más conocidos de Sierra Nevada. | Shutterstock

Como ya se explicó con el municipio gallego de Porto do Son, no hay ninguna razón por la que todas las miradas no se hayan posado ya en este rincón andaluz. Al mismo tiempo, puede hallarse alguna explicación. En Sierra Nevada ha destacado siempre la localidad de Monachil, como puerta de entrada a este macizo montañoso y como epicentro a partir del cual conocer todo lo demás, por eso ciertos pueblos han quedado en la sombra. Otro pero es la propia ubicación: la gran estación de Esquí y Montaña de Sierra Nevada, el pico Mulhacén y rutas populares como la de Veleta se encuentran al norte, así que el sur está menos explorado.

Pero la Alpujarra granadina es un rincón excelente que cada vez gusta más a los que llegan de fuera y que tiene la virtud de que todavía está por explorar. Lugares tranquilos, acogedores y llenos de estímulos como estos tres pueblos del Barranco de Poqueira, nuestra propuesta de escapada en cualquier momento del año.