Lugares para Visitar Fascinantes

Por Soria actuaron míticos generales como El Cid o Almanzor. El enclave de esta provincia la convertía en una puerta a Castilla. También soportó tensiones entre castellanos y aragoneses. Pero si un conflicto marcó el carácter del territorio, este fue el de Numancia. Escipión Emiliano tomó la legendaria ciudad celtíbera y culminó una leyenda largamente gestada. La región evolucionó y esta oscuridad se difuminó, pero no olvidó. Hoy es un buen lugar que describir, con una gastronomía tendiente a la contundencia muy apetecible.

La capital es una ciudad adorada por históricos literatos. Magnética y contenida, su Concatedral de San Pedro y el Monasterio de San Juan del Duero son sus más conocidos monumentos. Berlanga y el Burgo de Osma quedan cerca, dando la oportunidad de realizar una escapada de corte medieval conjunta. Medinaceli, importante lugar para moros y cristianos, sigue resultando atractiva hoy día. Calatañazor y el yacimiento de Numancia recuerdan las derrotas de Almanzor y celtíberos. Vinuesa posee un ambiente serrano muy refrescante.

Existen tres elementos naturales de gran belleza que ver en Soria. El Monumento Natural de La Fuentona y la Reserva Natural del Sabinar de Calatañazor forman partes muy atractivas que como todo se subliman. Practicar el senderismo en la Laguna Negra y los Circos Galciares de Urbión es otra opción muy recomendable. Siempre que a uno le guste la naturaleza y andar, claro. Espectacular es asimismo el Cañón del Río Lobos. A su alrededor se extiende un Parque Natural de recomendada visita.

Anímate a descubrir lo que ver en Soria