La Palma fue, durante el siglo XVI, parada obligada de los barcos que cruzaban hacia América lo que motivó que se convirtiera en un puerto muy transitado y en objetivo de los corsarios. Hoy es uno de los destinos más atractivos de Canarias y uno. Continuar leyendo