Que ver en Tolosa

Fue capital de Guipúzcoa y ahora lo es de la alubia

Tolosa es una ciudad con una constante actividad cultural, un importante carácter industrial, un rico patrimonio monumental y una reconocida gastronomía, en la que sus alubias, cultivadas en los alrededores del río Oria, gozan de una extraordinaria fama. Capital de la comarca de Tolosaldea, lo fue también de la provincia en el siglo XIX.

Planifica tu escapada a Tolosa

Lo que hay que ver en Tolosa conlleva un día entero de visita; muy atractivo es el paseo viendo sus palacios e iglesias como sus importante centro internacional del títere. Además de ser un reputado centro gastronómico alrededor de la alubia y el chuletón, hay una escasez de alojamientos; estos los reunimos en nuestra página dormir y comer en Tolosa. Desde allí pueden hacerse excursiones al Parque natural de Aralar. Otra opción es acudir a la cercana localidad de Ordizia, célebre por su mercado de alimentos naturales los miércoles.

¿Quieres conocer este sitio?

El término municipal se asienta en el centro del valle del río Oria, sobre un terreno montuoso, lo que pudo propiciar que la localidad lleve en su nombre la raíz preindoeuropea tol, que significa prominencia. Su fundación se produjo en 1256, a la vez que la de Ordizia y Segura, cuando el rey Alfonso X el Sabio decidió proteger la frontera con Navarra, concediéndole a la nueva villa un fuero, una muralla y una serie de infraestructuras como un molino, hospital, alhóndiga y matadero. La población se situaba entonces en una isla dentro del cauce del río Oria para facilitar así su defensa.

En 1282 sufrió un grave incendio, de los cuales ha habido varios en la historia de Tolosa. Para acelerar su reconstrucción y poblamiento, ocho años después, el rey Sancho IV le concedió a cualquier nuevo poblador la exención de todo tributo a la Corona.

La capacidad militar de la villa, así como su voluntad de permanecer en Castilla, fue demostrada el 19 de septiembre de 1321, cuando un pequeño contingente tolosano venció a un ejército franco-navarro notablemente superior en número en el paso de Beotibar. Cada año, en el día de su fiesta patronal -San Juan, el 24 de junio- los tolosarras conmemoran aquel hecho con una fiesta y el baile de la Bordon Dantza.

Durante las Guerras de Bandos (siglos XIV y XV), la población de Tolosa llegó a acoger bajo su protección a veinticinco poblaciones de sus alrededores. Por aquel entonces, Tolosa se convirtió en una de las “cuatro villas de tanda” (con AzpeitiaAzkoitia y San Sebastián) donde, de manera rotatoria, residía el corregidor, el diputado general y la pequeña burocracia de las Juntas.

En 1422, la concesión de un privilegio obliga a que todas las mercancías de paso entre Navarra y Guipúzcoa transiten por Tolosa. Por ello, las murallas se convierten también en aduana.

En 1463, el judío vitoriano recaudador de impuestos Jacob Gaon se presentó en Tolosa para recoger el gravamen llamado “pedido” para el rey. Los tolosarras le contestaron que estaban exentos del mismo desde 1290, aquel insistió y los lugareños lo mataron, decapitaron y clavaron su cabeza en la picota. Enterado el rey Enrique IV, se presentó en Tolosa para prender a los culpables, que huyeron. El monarca ordenó derribar la casa donde se cometió el crimen. Las Juntas Generales de Guipúzcoa dirigieron a Enrique IV un ruego argumentando sus derechos y consiguieron el perdón real.

En 1501 un incendio, el tercero de su historia, la arrasó por completo, no pudiendo salvarse ni siquiera la iglesia parroquial. Tras la reconstrucción de los edificios, esta vez en piedra, la villa comenzó a despertar industrialmente gracias a las ferrerías que empezaron a instalarse extramuros. Mientras éstas fundían el metal, intramuros se desarrollaba una importante industria armera, especializada en armas blancas, que pronto adquirió reconocimiento internacional. Tal era la calidad del producto que, en el siglo XVII, se instaló en Tolosa la Armería Real.

El 1 de diciembre de 1512, la retaguardia del ejército franco-navarro (que acababa de bombardear Pamplona) estaba retirando su artillería por el puerto de Belate, cuando fue atacada por unos tres mil guipuzcoanos -la mitad de ellos de la Compañía de Tolosa, comandada por el vecino de la villa Alberto Pérez de Rexil- que los derrotaron y capturaron sus doce cañones. La reina Juana concedió a las Juntas Generales de Guipúzcoa el privilegio de incorporar estos cañones el escudo de la provincia, donde figuraron hasta que, en 1979, fueron eliminados por las propias juntas por considerar que podían interferir en el hermanamiento con Navarra.

¡Tolosa fue ocupada por tropas francesas dos veces en un corto espacio de tiempo y duramente castigada por las guerrillas en su afán de liberarla. La primera ocurrió en 1794, durante la Guerra de la Convención, y la siguiente en la de la Independencia, en 1808.

casas tolosa foto antigua
Casas de Tolosa

La prosperidad de Tolosa motivó que, entre 1844 y 1854, se instalara allí permanentemente la Diputación Provincial, que hasta entonces había rotado entre las cuatro villas. Se dio entonces el último despegue industrial con la aparición de nuevas industrias, algunas de las cuales todavía perviven hoy en día, como la papelera o la textil. En 1864 el ferrocarril llegó a sus calles, facilitando así las comunicaciones con las principales ciudades españolas.

Fue también uno de los principales núcleos del carlismo, especialmente durante la Tercera Guerra Carlista (1872-1876). Las tropas y voluntarios de la Milicia Nacional evacuaron la villa, concentrándose en San Sebastián, instalando el pretendiente Carlos VII su corte y parte de la burocracia de su emergente Estado.

En 1913 se celebraron en Tolosa unas históricas fiestas euskaras, que supusieron una revitalización del folclore y la cultura autóctona.

Tolosa está emplazada en una llanura formada por la confluencia de los ríos Oria, Araxes y Berastegui y se divide claramente en dos zonas: el núcleo medieval o casco histórico y el nuevo ensanche. El casco histórico, que se extiende a la orilla de una curva del río Oria, concentra la mayor parte de los edificios interesantes de la ciudad, y por ello ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico. Está compuesto de calles estrechas organizadas de forma paralela y separadas por numerosas plazas.

La Iglesia Parroquial de Santa María, de estilo gótico vasco, fue reconstruida en el siglo XVI tras desaparecer prácticamente todo el edificio anterior en el incendio de 1502. De grandes dimensiones, se trata de un templo de planta de salón con tres naves de gran altura, bóvedas de crucería y una fachada barroca de notable interés. Junto a ella se alza, en la misma plaza de Santa María, el Ayuntamiento, que se construyó en el siglo XVII en estilo barroco y constituye un ejemplo clásico de casa consistorial guipuzcoana, con planta baja porticada y balcones forjados en la altura superior.

Otros edificios religiosos de interés son la Iglesia de San Francisco y la de San Miguel Arcángel. La Iglesia de San Francisco está situada en el centro de Tolosa, cerca de la plaza del Triángulo. Fue proyectada por el fraile Miguel de Aramburu y es de estilo renacentista, con severa fachada y distribución en una única nave cubierta con bóveda de cañón. En su interior destacan las pinturas de la cúpula, obra del pintor contemporáneo Pablo Uranga, así como el retablo renacentista de Ambrosio de Bengoetxea (1615). En cuanto a la Iglesia de San Miguel Arcángel, está situada a unos 12 kilómetros del casco urbano de Tolosa, en el barrio de Aldaba. Se trata de una antigua ermita transformada en iglesia, muy reformada en 1962. No resulta fácil visitar su interior, pues cuenta con una verja que, aunque permite la visión, no el acceso. Pero si tenemos la oportunidad de entrar, detrás del altar mayor hay una enorme cristalera desde donde se pueden ver unas vistas preciosas de la Sierra de Aralar.

A orillas del río, en el casco antiguo, hay que ver en Tolosa el perfil del Mercado del Tinglado / Zerkausia (Mercado de la verdura) un recinto construido entre 1899 y 1900  por Juan Alejandro Múgica. El mercado es una estructura metálica de distribución longitudinal que se apoya sobre pilotes. Paralelo al río, está abierto por tres de sus lados a través de arcos de medio punto, lo que le da su aspecto más característico. En él podemos adquirir los productos autóctonos más representativos de la zona.

Entre los ejemplos de arquitectura civil destacan el Palacio de Aramburu (s. XVII), prototipo del barroco vasco con su tejado a cuatro aguas, su sobria fachada y la rica decoración de su puerta principal; el renacentista Palacio de Atodo (s. XVI), en la calle Mayor, con sus hermosos balcones forjados en el siglo XVI; y el Palacio Idiáquez, erigido en el siglo XVIII sobre un edificio anterior del siglo XVI. En 1794 vivió en él el fabulista Félix María de Samaniego y Zabala, quien fue además alcalde de Tolosa. Hoy es sede del Casino local.

Encima del antiguo trazado de la muralla del pueblo, la actual Casa de Cultura está radicada en un palacio de estilo neoclásico isabelino, que entre 1844 y 1854 fue sede de la Diputación de Guipúzcoa, cuando Tolosa era capital de la provincia.

Desde el siglo XVI, Tolosa ha sido sede del Archivo Provincial de Guipúzcoa, pero éste no ha tenido sede oficial hasta 1904, cuando se instaló en uno de los primeros edificios trabajados en hormigón de la provincia. Un año antes, en 1903, se inauguró la Plaza de Toros, donde además de festejos taurinos se celebran varios de los principales actos del carnaval y competiciones deportivas tradicionales vascas.

Los aficionados a la escultura contemporánea podrán disfrutar en sus calles de obras de reconocidos artistas vascos como Jorge Oteiza, Eduardo Chillida, Ricardo Ugarte, Néstor Basterretxea y Tomás Hernández Mendizábal. Esto ha sido posible gracias a una iniciativa municipal que comenzó en 1994 y que ha convertido la villa en un gran museo de escultura al aire libre.

mercado tinglado tolosa
Mercado del Tinglado de Tolosa

Tolosa destaca por su gastronomía y especialmente por sus alubias. La alubia de Tolosa, punta de lanza del orgullo popular, es una legumbre de la que se tiene constancia desde el siglo XVIII, aunque no empieza a ser reconocida hasta finales del XIX. Es una legumbre negra de carne firme y textura suave que no requiere hidratación, como suele ser habitual en este tipo de productos. Existe una cofradía, denominada la Cofradía de la Alubia, encargada de posicionar este alimento en el lugar que merece dentro del universo gastronómico. La repostería también es importante en Tolosa por sus tejas, cigarrillos y xaxus. Éstos últimos son unos dulces amazapanados rellenos de yema y almendra. En el Museo de la Repostería se puede investigar todo el proceso de fabricación artesanal y la larga tradición confitera tolosana. Otro museo que puede interesar al viajero, y también muy vinculado a la vida cultural de la villa, es el TOPIC Centro Internacional del Títere de Tolosa, el único centro de Europa dedicado íntegramente a las marionetas, muy relacionado con el Festival Internacional Titirijai tolosano.

Los Carnavales de Tolosa tienen fama en toda Guipúzcoa por calidad y tradición. Esta fiesta sobrevivió incluso a la prohibición que durante el franquismo se impuso a este tipo de acontecimientos paganos, rebautizándose como Fiesta de la Primavera.

Las txapelas de mayor calidad de todo el País Vasco se fabrican aquí, en la casa Elosegui.

Imprescindibles

Mercado del Tinglado
Archivo provincial de Guipúzkoa

Datos prácticos

Coordenadas

43° 8′ 0″ N, 2° 5′ 0″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 25 km, Bilbao 112 km, Madrid 441 km

Aparcamiento

Parking gratuito en el Barrio de San Esteban (entrando 1ª acceso desde San Sebastián o Vitioria-Gasteiz) y en Eroski (Berazubi). En el centro funciona la OTA (de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 y de 16:30 a 20:30; sábados de 9:00 a 13:30)

Altitud

75 m

Habitantes

18 836 (2013)

Otros destinos próximos

Carnaval (febrero-marzo), San Juan (24 de junio)

Jornadas Amalur de Naturaleza, Antropología y Viajes (marzo), Bordon Dantza (24 de junio), Certamen Internacional Coral (octubre – noviembre); Festival de Títeres (noviembre – diciembre)

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar