Ormaiztegi – Ormáiztegui

El pueblo del gran viaducto y de los hermanos Zumalacárregui

Ormaiztegi es una pequeña localidad del sur de Guipúzcoa que fue cuna del legendario general Zumalacárregui y que cuenta en su haber con una de las principales obras de arquitectura en metal del siglo XIX en España: el viaducto de la línea ferroviaria Madrid-París.

Planifica tu escapada a Ormaiztegui

Lo más interesante de la visita Ormaiztegui es su espectacular viaducto y el Museo Zumalacarregui sobre el célebre general carlista. Próximos están otros pueblos como Ordizia (con su importante mercado de los miércoles), Segura (con una importante iglesia y varios palacios) y la quesera localidad de Idiazabal. No se encuentra lejos del importante Parque Natural de Aizkorri en el que se encuentra enclavado el pueblo de Zegama; desde allí es posible hacer la recomendable excursión por el Camino Real hasta el histórico Túnel de San Adrián. Ormaiztegi es un destino de escapada emergente, con escasos locales en la comarca; los hemos reunido en nuestra página de Dormir y Comer en Ormaiztegui.

¿Quieres conocer este sitio?

En el centro de un marco natural incomparable, rodeada por pequeños montes e infinidad de caseríos, se levanta la pequeña villa de Ormaiztegi, casa natal de históricos militares, emplazamiento de grandes obras de ingeniería siderúrgica y lugar de procedencia de las más deliciosas morcillas de la región.

La primera referencia escrita de la historia de Ormaiztegi data del siglo XI y se encuentra en un documento mediante el cual se aprobaba la cesión de la aldea de Formaiçtegui (nombre primitivo de la localidad) al monasterio de Barria, en Álava. Siglos más tarde, en 1384, Ormaiztegi se une a la vecina Segura en busca de protección frente a los nobles banderizos y los bandidos que asolaban Guipúzcoa. Durante esta unión, Ormaiztegi logró conservar su propia administración económica y así, junto a Segura, siguió su camino hasta el año 1615. En esta fecha, los 123 vecinos de la aldea decidieron pagar cada uno de ellos a la Real Hacienda una tasa equivalente a 68,75 pesetas para así poder independizarse y adquirir la categoría de villa.

Las reuniones de la Juntas Generales de Guipúzcoa eran importantes, entre otros motivos, porque en ellas se votaba el reparto de cargas tributarias entre municipios, que luego se redistribuían entre los vecinos. Estos eran unos encuentros que podían durar semanas y a los que los junteros, que debían ser capaces de leer y escribir en castellano, debían acudir apropiadamente vestidos. Por ello no siempre era posible que las pequeñas poblaciones contaran con un representante adecuado y que pudieran pagarle los gastos para que fuera y alguien hiciera su trabajo durante su ausencia. Por esto, sólo dos años después de independizarse de Segura, la nueva villa decidió aliarse con las poblaciones vecinas de Astigarreta, Gudugarreta, Zerain y Mutiloa, dando lugar a la Unión del Valle de San Esteban. De esta forma, las cinco entidades podían enviar a las juntas un único juntero que las representase a todas. Más tarde, en 1637, se unió la localidad de Zegama, dando lugar a la Unión de Zegama que, salvo el nombre y el nuevo integrante, mantuvo intactas las características de la anterior alianza. Por fin, en 1679, Ormaiztegi se unió a la Alcaldía Mayor de Arería.

En la villa de Ormaiztegi vivió la familia Zumalacárregui en la década de 1780. Aquí pasó su infancia el gran político liberal y jurista Miguel Antonio, activo diputado de las Cortes de Cádiz y miembro de la Junta Revolucionaria durante el Trienio Liberal. En 1788 nació en Ormaiztegi su décimo hermano, Tomás, que participó en los dos sitios de Zaragoza durante la guerra de la Independencia, convirtiéndose en un experto en la guerra de guerrillas, táctica que empleará a conciencia durante la Primera Guerra Carlista. Sus ideas absolutistas le llevaron a dirigir el ejército sublevado durante la segunda contienda, obteniendo grandes logros para su causa y siendo aclamado unánimemente por sus tropas. Popularmente fue conocido como “Tío Tomás”.

Antigua panorámica de Ormaiztegi

En 1863 se erigió un extraordinario viaducto de acero, maravilla de aquella época, que se mantuvo en uso hasta 1996. Durante esos años la villa fue un centro logístico para los trabajadores de las numerosas obras necesarias para el proyecto, lo que multiplicó su población y contribuyó a generar una importante riqueza.

Lo principal que hay que ver en Ormaiztegi es una de las obras cumbres de la ingeniería civil vasca del siglo XIX: el Viaducto de la línea ferroviaria París-Madrid, erigido en 1863. Este viaducto salva una distancia de 291,5 metros de longitud, elevándose en su punto máximo hasta los 35 metros de altura. Está construido en acero laminado y originariamente era soportado por cuatro sostenes de piedra de sillería. Los datos sobre su autor no son claros. Históricamente se creyó que la autoría se debía a Gustave Eiffel, pero recientes estudios demuestran que tal vez fuese obra de otro ingeniero francés llamado Alexander Lavalley. Sea como fuere, las obras del viaducto y el trazado de la línea ferroviaria del norte supusieron un fuerte revulsivo económico para Ormaiztegi y su área de influencia durante la segunda mitad del siglo XIX. El viaducto dejó de estar en uso en el año 1996, cuando se habilitó un nuevo paso ferroviario paralelo. A fin de salvarlo de la demolición, fue declarado Bien de Interés Cultural el 14 de enero de 2003.

Viaducto de la línea ferroviaria París-Madrid

La Iglesia Parroquial de San Andrés, es un templo reconstruido durante el siglo XVI en el que destacan su pórtico románico de transición y su pila bautismal prerrománica.

Dentro del casco urbano, en el caserío Iriarte Erdikoa, abre sus puertas el Museo Zumalacárregui, donde se puede ahondar tanto en la historia de la época como en la de la familia de los dos extraordinarios hombres que fueron Miguel Antonio y Tomás. Entre los atractivos de este museo se encuentran los numerosos uniformes y equipos de la Primera Guerra Carlista que se exhiben.

Datos prácticos

Coordenadas

43° 2′ 31.2″ N, 2° 15′ 18″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 47 km, Bilbao 83 km, Madrid 411 km

Aparcamiento

Enfrente del Museo Zumalacárregui

Altitud

195 m

Habitantes

1312 (2013)

San Andrés (30 de noviembre), San Miguel (último sábado de septiembre)

Concurso de morcillas (durante las fiestas de San Andrés), Feria de Razas Autóctonas (tercer domingo de octubre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar