Orio

El pueblo amarillo

En la orilla derecha de la desembocadura del río del mismo nombre se extiende Orio, un pueblo de casas marineras en donde el amarillo está presente en todas partes. Este es el color de la trainera de Orio, la más famosa del Cantábrico. Horia es, además, amarillo en lengua euskera. Su playa y su cercanía al parque natural de Pagoeta, así como de San Sebastián son otros de sus atractivos para una escapada.

Planifica tu escapada a Orio

Orio es un pequeño pueblo de pescadores que está surgiendo como destino turístico a raíz de la urbanización de su zona de la playa y la mejora de sus accesos por autopista. Tiene un interesante casco antiguo cuyos principales atractivos explicamos en la sección Qué ver en Orio. Además de la excelente gastronomía y un verdadero ambiente de pueblo, tiene la ventaja de ser una excelente base para recorrer el cercano parque natural de Pagoeta y otras localidades costeras de gran atractivo, como San Sebastián, Zarauz y Guetaria. Al tratarse de un destino emergente la mayoría de los alojamientos son casas rurales y los lugares para comer tabernas; hemos seleccionado los más interesantes sitios para quedarse en nuestra página Dormir y Comer en Orio.

¿Quieres conocer este sitio?

En un principio Orio fue una pequeña aldea portuaria adscrita a la jurisdicción de San Sebastián desde 1180, año en que fue otorgada la Carta Puebla a la actual capital guipuzcoana. La historia de Orio está condicionada por su condición de importante lugar de paso para los peregrinos del Camino de Santiago que se dirigían hacia Zarautz desde San Sebastián. Para ellos se creó expresamente una calzada jacobea que todavía resiste los embates del tiempo y se solventó la necesidad de cruzar en barca la ría imponiendo la exención de pago de un maravedí a los peregrinos que transitasen hacia Santiago de Compostela.

Con el fin de desarrollar la aldea como enclave portuario en 1379 Juan I de Castilla la convirtió mediante Carta Puebla en villa, con el nombre de Villareal de San Nicolás de Orio y acogiéndola al fuero de San Sebastián. Desde entonces, la historia de Orio no es otra que la historia de su puerto. Desde su dársena partía cada año una nada modesta flota de navíos balleneros que se dirigía hacia tierras canadienses, a la isla de Terranova y a la península de Labrador donde permanecía varios meses dedicada a la pesca de la ballena. La venta del aceite proveniente de estos cetáceos reportaba anualmente a Orio importantes beneficios económicos, que permitieron ir desarrollando paulatinamente su puerto y su casco urbano. Siguiendo la tradición de otros puertos de la costa guipuzcoana, Orio siempre ha sido un enclave donde el mar y la pesca han pesado más que cualquier otro aspecto social o económico. Actualmente la pesca de altura ha desaparecido prácticamente pero todavía sobrevive una pequeña flota de bajura dedicada especialmente a la pesca de besugo. En la propia ría es también frecuente la captura de la angula.

El puerto oriotarra acogió durante largo tiempo importantes astilleros dedicados a la fabricación de navíos, principalmente galeones, para la Armada Real. Durante el siglo XIX la ría del Oria fue llenándose de arena, hecho que imposibilitó al final el paso de buques de gran capacidad y anegó, de paso, el negocio de los astilleros.

Muelle de Orio

El remo es el deporte predilecto de Orio y su motivo de mayor orgullo local es su trainera “San Nicolás”. El Club de Remo Olímpico de Orio se fundó en 1968 aunque la tradición remera viene de mucho tiempo atrás. Los oriotarras solían emplear la fuerza motora de sus brazos para mover las grandes embarcaciones dedicadas a la pesca de la ballena. Así, lo que empezó respondiendo a cuestiones de pura logística ha terminando derivando en una actividad deportiva de primer orden. Además Orio tiene en su haber un espectacular palmarés de logros en este ámbito, siendo el suyo uno de los mejores clubes de traineras de toda la costa cantábrica.

Orio es un pequeño pueblo pesquero muy concurrido en época estival que está situado en el lugar donde el mar, la montaña y la desembocadura del río Oria se funden. Su casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural, es pequeño y acogedor cargado de aroma antiguo. Más conocido como Goiko Kale, data del siglo XII. Sus calles empedradas y estrechas ascienden y descienden por todo su trazado irregular, en ocasiones laberíntico. Paseando por ellas podemos encontrar varias obras del escultor Jorge Oteiza, natural de la villa e hijo predilecto de Orio.

Hay mucho que ver en Orio, podemos empezar la visita en la Iglesia Parroquial de San Nicolás de Bari de estilo barroco. Fue construida a principios del siglo XVII sobre otra anterior cuyos restos aún se pueden apreciar. En su interior destaca el retablo con la imagen de San Nicolás de Bari, patrón de los marineros, y Santa Catalina de Siena. Otros ejemplos del patrimonio arquitectónico local son la Ermita de San Martín de Tours, un hito en el Camino de Santiago situado en lo alto de la población, lugar desde el que se disfrutan de unas espectaculares vistas; y la Casa Kolontxiki.

Dada la vinculación de la villa con el peregrinaje a Compostela, en la Kale Nagusia se encuentra un Centro de Interpretación del Camino de Santiago en el que se ofrece información sobre su historia y los principales puntos de peregrinación, especialmente en el País Vasco.

Vista del río Oria

El conjunto natural que rodea Orio y discurre a través del curso del río Oria es de gran valor paisajístico y se encuentra incorporado a la Red Natura 2000.

Gastronómicamente, Orio es famoso por su pescado a la brasa. El besugo a la parrilla, con carbón vegetal, es el plato estrella de la localidad. Todos los restaurantes de la villa poseen los medios y las cualidades necesarias para prepararlo. Las angulas pescadas en la ría del Oria también gozan de merecida fama.

Imprescindibles

Vista de la Iglesia de San Nicolás de Bari
Río Oria

Datos prácticos

Coordenadas

43° 16′ 38″ N, 2° 7′ 35″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 16 km, Bilbao 86 km, Madrid 439 km

Aparcamiento

Al lado del puerto deportivo y la playa

Altitud

1 m

Habitantes

5524 (2013)

San Pedro (29 de junio), San Nicolás (6 de diciembre)

Día del besugo (tercera semana de julio)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar